Washington.- Tres de los 11 agentes del Servicio Secreto estadounidense que están siendo investigados por acusaciones de mala conducta por un incidente en Colombia que involucró prostitutas dejarán la fuerza, informó el miércoles la agencia.

Pese a que la investigación del Servicio Secreto por acusaciones de mala conducta de sus empleados en Cartagena, Colombia, está en las etapas iniciales y en desarrollo, tres de los individuos involucrados serán separados o están en proceso de ser separados de la agencia", dijo en un comunicado el Director Asistente Paul Morrissey.

A un supervisor se le autorizó el pase a retiro, otro será despedido y un tercer empleado renunció, sostuvo el Servicio Secreto.

El Gobierno está investigando un incidente en Cartagena que involucró a empleados del Servicio Secreto y personal militar en el que hasta 21 mujeres fueron llevadas al hotel en el que éstos se hospedaban, antes del arribo del presidente Barack Obama a la Cumbre de las Américas.

Los otros ochos empleados del Servicio Secreto siguen suspendidos y sin sus credenciales de seguridad.

"El Servicio Secreto sigue desarrollando una investigación exhaustiva y completa, utilizando todas las técnicas con las que cuenta nuestra agencia", destacó el comunicado.

apr