Madrid. Con el desafío independentista de Cataluña como telón de fondo, miles de catalanes partidarios de que su región permanezca en España festejaron el jueves el Día de la Hispanidad, la fiesta nacional del país, marchando por Barcelona con banderas españolas y catalanas y coreando “soy español”.

Mientras tanto, en Madrid, efectivos militares y policiales desfilaron frente al rey Felipe VI, acompañado de políticos nacionales y regionales.

De acuerdo con cifras del Ayuntamiento de Barcelona, alrededor de 65,000 personas marcharon en la manifestación del 12 de octubre, bajo el lema “Cataluña sí, España también”, significando el apoyo a la autonomía de la región, pero dentro del país.

Dos pequeños grupos se enfrentaron mientras ocurría la manifestación, arrojando sillas desde la terraza de una cafetería unos contra otros. No quedó claro por el momento qué desencadenó la violencia o quién estuvo involucrado.

Una protesta separada de unos 200 seguidores de grupos de extrema derecha y nacionalistas españoles finalizó en el cerro Montjuic de Barcelona con discursos y la quema de una “estelada”, la bandera no oficial de Cataluña que se ha convertido en un símbolo para los separatistas catalanes.

Un avión militar modelo Eurofighter que participó en el desfile de Madrid se estrelló a su regreso, en Albacete. Murió el piloto.