Entrevista a Bernat Solé, consejero de exteriores

La sentencia del Tribunal dice que el presidente de Cataluña, Quim Torra, es inhabilitado por haber puesto una pancarta en el balcón de su oficina durante el periodo electoral y fue renuente a quitarla. El problema no es la pancarta, el problema es el contenido de la pancarta. Estamos seguros que si la pancarta  hubiese dicho otro tipo de mensaje (en lugar del símbolo de libertad a los presos) hoy Quim Torra continuaría siendo presidente de la Generalitat, comenta en entrevista a El Economista Bernat Solé, Consejero de Exteriores del gobierno de la Generalitat.

—¿Cuál será la respuesta del gobierno catalán frente a la inhabilitación de Quim Torra?

Explicar al mundo que otra vez la represión, otra vez la causa contra el independentismo nos ha dejado sin presidente. Por lo tanto, tenemos que estar más fuertes que nunca; afrontar la pandemia más unidos que nunca en este tiempo de transición hasta la convocatoria de elecciones.

El legado del presidente Mariano Rajoy no soluciona el problema, me refiero a que los jueces dictan sentencias pero no resuelven problemas políticos. ¿Cómo llevar a la arena política el tema del independentismo?

Diálogo, política y democracia. El gran error que se produjo en su momento es judicializar un conflicto político que nunca tendría que haber salido del ámbito político. Desde la Generalitat de Cataluña hemos insistido en devolver este debate a la mesa de la negociación, a la mesa del diálogo.

—¿Qué elementos ponen ustedes sobre la mesa del dialogo con el presidente Sánchez?

Ponemos a debatir en esta mesa la amnistía de los presos y exiliados políticos, y el derecho a decidir el futuro de nuestro país. Tenemos que tener en cuenta que 80% de los catalanes quiere decidir el futuro de su país a través del voto y esto no se resuelve a través de la judicialización. Se resuelve a través de un referéndum.

Durante los recientes días el gobierno del presidente de España Pedro Sánchez ha lanzado un par de guiños a los partidos independentistas: tramitar la petición de indultos y rebajar las penas por sedición. ¿La inhabilitación del presidente Torra afectará la relación con el presidente Sánchez?

Es evidente que la inhabilitación del presidente Torra no ayuda a este clima de negociación y por lo tanto rompe puentes. Usted ha comentado el tema del indulto. Un indulto es un proceso administrativo que cualquier gobierno tiene la obligación de darle trámite independientemente de cómo sea el gobierno. Nosotros entendemos que la solución no pasa por el indulto, pasa por la amnistía. La amnistía es la libertad de los presos políticos que nunca tendrían que haber estado encarcelados porque poner las urnas para que la gente decida nunca debe de ser delito en una democracia.

—Las diferencias entre Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y JxCat han ido creciendo. Por ejemplo, ERC ha aceptado sentarse a la mesa de diálogo con Pedro Sánchez y lo ha apoyado en el Congreso. ¿Lo ocurrido ayer 28 de septiembre, es un motivo para que dejen las diferencias a un lado?

Es evidente que en una situación de represión como la que ha vivido la Generalitat estos dos años de legislatura aparecen las diferencias, pero por encima de las diferencia aparecen las fortalezas que nos mantienen unidos. Tenemos que estar más unidos que nunca.

—¿Será el vicepresidente del Gobierno quien sustituya de manera interina al President Torra. ¿Él convocará nuevas elecciones en Cataluña?

Nadie viene a sustituir a nadie, por lo tanto, Cataluña no tiene presidente en estos momentos. Sólo tiene que ser el Parlamento, mediante la voluntad popular, quien escoja presidente o presidenta. En todo caso, la ley de Presidencia prevé que en ausencia de presidente, es el vicepresidente quien asume ciertas funciones de presidencia para garantizar la gobernabilidad durante este tiempo de transición hasta la convocatoria de elecciones.