Madrid. La junta electoral ha dejado en el aire la celebración del esperado debate a cinco que iba a tener la próxima semana en las cadenas del grupo privado de medios de comunicación. No obstante, ha pedido a Atresmedia que presente un formato alternativo antes del lunes que se ajuste a la normativa.

El organismo ha suspendido su emisión al estimar los recursos presentados por (las formaciones catalanas Esquerra Republicana de Catalunya) ERC y Junts per Catalunya, quienes entendían que la inclusión de Vox (formación de ultraderecha), formación que no tiene presencia parlamentaria, suponía un agravio respecto a otros partidos que sí están en el Congreso de los Diputados.

La Junta Electoral se ha apoyado en el artículo 66 de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, en el que se define el pluralismo político y social a preservar durante los periodos electorales.

“Durante el periodo electoral las emisoras de titularidad privada deberán respetar los principios de pluralismo e igualdad. Asimismo, en dicho periodo, las televisiones privadas deberán respetar también los principios de proporcionalidad y neutralidad informativa en los debates y entrevistas electorales”, se señala en el artículo 66.2, texto presentado por los partidos catalanes.

Atresmedia había organizado un debate, el único de la campaña, en el que iban a participar los candidatos a la presidencia del Gobierno del PSOE, Pedro Sánchez; del PP, Pablo Casado; de Unidas Podemos, Pablo Iglesias; de Ciudadanos, Albert Rivera; y de Vox, Santiago Abascal.

Críticas de Abascal

El candidato de Vox a la presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, criticó la decisión de la Junta Electoral desde su perfil de la red social Twitter.

“Algunos no saben qué hacer para excluir a Vox, o para incluir a sus socios separatistas y golpistas en el debate”, escribió el candidato ultraderechista.

El líder de Vox retuiteó a su vez a Rosa Díez, quien ha recordado que en el 2015 hubo debates con Ciudadanos y Podemos que eran “extraparlamentarios” y se dejó fuera UPyD, que sí tenía grupo parlamentario. Entonces, añade, la Junta Electoral Central no apreció “irregularidad alguna”. Díez termina afirmando: “Parece que Sánchez tiene miedo”.