Washington.- La Casa Blanca envió hoy su primera factura por 69 millones de dólares a British Petroleum (BP) y otras empresas, ante los gastos realizados por el gobierno federal en los trabajos relacionados con el derrame petrolero en el Golfo de México.

'Como parte responsable, BP tiene la responsabilidad financiera de todos los costos asociados con la respuesta al derrame, incluyendo los esfuerzos para detenerlo, reducir la propagación de petróleo, proteger la costa y mitigar los daños', señaló la Casa Blanca.

'La administración (del presidente Barack Obama) continuará facturando a BP de manera regular todos los costos asociados para asegurar que el Fondo de Indemnización por el Derrame Petrolero sea reembolsado de forma continua', precisó.

Se trata de una factura preliminar del costo total de las operaciones relacionadas con la contención y limpieza ocasionadas por el derrame de crudo tras la explosión de la plataforma petrolera Deepwater Horizon, ocurrida el 20 de abril pasado.

La Casa Blanca dejó en claro que espera una pronta respuesta por parte de BP y de otras empresas, y sostuvo que tomará las medidas necesarias para asegurar que los contribuyentes reciban un pago oportuno.

Obama, furioso con BP

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo sentirse furioso por la contaminación en el Golfo de México, pero prefiere, antes que "gritar", centrarse en encontrar una solución al problema.

Interrogado por la cadena CNN sobre su aparente calma ante la peor catástrofe ambiental en Estados Unidos, Obama señaló que está plenamente consciente sobre el alcance de la emergencia.

"Esta situación me enfurece porque demuestra que alguien no pensó en las consecuencias de sus acciones. (La contaminación), no solamente pone en riesgo a unas cuantas personas. Pone en peligro todo un estilo de vida en una región entera, y podría durar años", expresó Obama, según extractos de una entrevista que será difundida la noche del jueves.

El Presidente de EU dijo que prefiere buscar soluciones en lugar de pegar de gritos.

Obama enfatizó en que la petrolera BP ya había sentido su ira. La compañía operaba la plataforma de aguas profundas que colapsó a finales de abril, causando una fuga que todavía no ha podido ser controlada.

"Sin embargo no vi la reacción rápida que me hubiera gustado", por parte de BP, dijo Obama, cuyo gobierno fue cuestionado por no prever el alcance del desastre.

"Ahora quieren resolver el problema porque les cuesta mucho dinero", indicó el mandatario. "Me gustaría pasar el tiempo gritando a la gente, pero para eso no fui elegido. Mi trabajo es resolver el problema", agregó.

BP ajusta tapa sobre pozo dañado

En tanto, BP Plc BP.L buscaba en la noche del jueves ubicar una tapa de contención sobre un pozo petrolero dañado que ha estado lanzando crudo hacia el Golfo de México, dijeron las cadenas de televisión CNN y MSNBC.

Imágenes en vivo de la televisión mostraban al aparato cilíndrico mientras era ubicado sobre la dañada sección de emsamblaje del poz de crudo mientras el petróleo y el gas siguen fluyendo.

BP realiza un nuevo intento para tapar el pozo dañado en el Golfo de México.

BP ha dicho que una vez que la tapa sea asegurada a la sección de ensamblaje, se necesitará al menos de un día antes de que la compañía sepa si funcionará con éxito para contener el derrame.

apr