La Casa Blanca podría intentar bloquear la liberación de las declaraciones de impuestos del presidente Trump a los demócratas, informaron funcionarios de alto rango el jueves, lo que se traduce como un paso sin precedentes que podría llevar a un desafío constitucional y catapultar el problema a una corte federal.

En una indicación de cómo podría escalar el enfrentamiento, Trump mismo sugirió que el Departamento de Justicia podría participar, aunque los demócratas dirigieron su solicitud esta semana al comisionado del Servicio de Impuestos Internos.

“Hablarán con mis abogados y hablarán con el procurador general”, precisó Trump durante un evento no relacionado en la Oficina Oval cuando se le preguntó sobre la solicitud de los demócratas, que buscan seis años de sus declaraciones de impuestos personales y comerciales.

Mientras que la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Sanders, manifestó que Trump no daría a conocer sus declaraciones de impuestos porque estaban bajo auditoría, una reclamación en disputa que la Casa Blanca no ha permitido ser verificada de forma independiente.

Sin embargo, el exabogado de Trump, Michael Cohen, le dijo a un comité del Congreso a principios de este año que los impuestos del mandatario estadounidense nunca fueron objeto de auditoría y que simplemente no quería ningún escrutinio sobre sus transacciones financieras.