Un tribunal de Hong Kong revocó las sentencias previas contra el joven activista Joshua Wong y otros dos líderes estudiantiles del movimiento democrático de la ciudad gobernada por China y les impuso penas de cárcel de entre seis y ocho meses por su relación con las multitudinarias protestas del 2014 en demandas de sufragio universal.

El año pasado, Wong y Nathan Law, un líder estudiantil y legislador que fue expulsado de la cámara, fueron condenados a servicios comunitarios por liderar o alentar una manifestación ilegal en septiembre del 2014. Un tercer activista, Alex Chow, recibió una condena suspendida de tres semanas en prisión.

En el 2014, los activistas bloquearon las principales arterias del corazón financiero de Asia durante 11 semanas para protestar contra el plan de Beijing de celebrar unas elecciones con restricciones en la excolonia británica, ahora gestionada por China.

La decisión desencadenó acusaciones de interferencia política, puesto que los términos de encarcelamiento limitan las ambiciones del trío al impedirles competir por asientos en la legislatura por los próximos cinco años.

Wong, que tenía 17 años cuando se convirtió en el rostro del movimiento democrático, levantó su puño al aire al salir de la sala de la Corte y gritó: El pueblo de Hong Kong no se rinde .