Acarigua. apenas hace unos días, en un despliegue de vigor juvenil, Henrique Capriles salió de su camioneta de campaña en el centro de esta ciudad y llevó a sus seguidores a perseguirlo en un sprint por las estrechas calles.

Las adolescentes se abalanzaron sobre él, las madres querían hablar de mejores escuelas y los trabajadores desempleados le preguntaron acerca de trabajos. Y algunos incluso le dijeron: Se parece usted tanto a Hugo Chávez en 1998 , por la forma en la que inyecta chispa a sus seguidores.

Ésta no es una comparación que el aspirante a la Presidencia deseche con facilidad mientras la temporada electoral en Venezuela se pone en marcha. Cuando Chávez llegó a la escena política era un paracaidista militar retirado de 44 años con el rostro fresco y sus ideas revolucionarias lo convirtieron en una alternativa viable para el orden establecido.

Ahora Capriles, con 39 años, ofrece un descanso similar, no sólo de los políticos de la oposición que envejecen junto con Chávez y su bipartidismo impuesto, sino del mismo Presidente.

Creo que el gobierno está cansado. Es un gobierno que habla y habla, promete y promete, pero no se puede vivir de eso. Se tratan de 14 años en el poder. Tenemos que cerrar el ciclo , indicó Capriles en una entrevista.

Capriles se enfrenta a una batalla cuesta arriba, pero las encuestas publicadas a finales del año pasado lo mostraron con más fuerza que cualquier otro político que ha desafiado a Chávez.

El domingo, Capriles espera salir victorioso de entre cinco líderes de la oposición en una elección primaria realizada por primera vez y diseñada para elegir un candidato fuerte que pueda poner fin al largo gobierno de Chávez.

El hecho de que una primaria se lleve a cabo demuestra cómo una oposición, una vez fracturada, se ha unido, de acuerdo con analistas políticos. Aparte de Capriles, otros dos candidatos son menores de 45 años y vienen con nuevas ideas que hacen que sea difícil para Chávez caracterizarlos como parte del viejo orden.

Alguna vez no hubo unidad. Había fuerzas centrífugas pero no estructura , indicó Ramón Guillermo Aveledo, jefe de la Plataforma de Unión Democrática, que está organizando la primaria. Hemos avanzado con fuerza y ahora somos más coherentes y más consistentes, con un mensaje más claro que antes , dijo.