Los parisinos viven un "viernes negro" en los transportes públicos debido a una huelga, la más grave de los últimos 12 años, para protestar contra la reforma de las pensiones que prepara el gobierno francés.