Washington. El Departamento de Comercio de Estados Unidos anunció un cambio de reglamentación de exportaciones para evitar que entidades en China, Rusia y Venezuela usen su tecnología con fines militares.

Washington mantiene relaciones tensas con Pekín y con Moscú y no reconoce al gobierno de Nicolás Maduro, que está bajo sanciones que prohíben los intercambios con Caracas.

“Es importante considerar las ramificaciones de tener intercambios con países que tienen una historia de utilizar los bienes comprados a compañías estadounidenses para usos militares”, puntualizó este lunes en un comunicado el secretario de Comercio, Wilbur Ross.

Uno de los principales cambios es la ampliación de controles para la compra de los semiconductores, utilizados en informática, y sensores, que según las autoridades estadounidenses pueden ser utilizados con fines militares.

Otro eje del cambio es que se propone eliminar algunas provisiones de las licencias para la reexportación de material a terceros países.

Ross señaló que algunas entidades de China, Rusia y Venezuela han buscado evadir los controles de exportación por lo que el gobierno va a permanecer vigilante de que su tecnología no termine “en las manos equivocadas”.

La normativa expande los requerimientos de licencias en el caso de China para incluir a los usuarios finales que sean militares, además de que se obligaría a las compañías extranjeras que envían ciertos bienes estadounidenses al gigante asiático a buscar la aprobación de Washington, además de la de sus propios gobiernos.

La única excepción en el caso de Rusia es el material necesario para la Estación Espacial Internacional (ISS).

Las normas fueron divulgadas para su revisión y serán publicadas este martes en el diario oficial.