Montreal. La investigación de la peor matanza en la historia de Canadá, en la que un hombre asesinó a 18 personas en la provincia de Nueva Escocia este fin de semana, se presenta compleja, con varias escenas del crimen y un asesino cuya motivación aún se desconoce.

“Un hombre armado se cobró la vida de al menos 18 personas”, informó el primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

La policía mató al autor de los disparos, Gabriel Wortman, un técnico dental de 51 años, el domingo cerca de Halifax, tras una persecución de más de 12 horas y 100 kilómetros.

Según testigos, el hombre incendió su casa y mató a disparos a varias personas que iban por la calle.

El tiroteo comenzó a última hora del sábado en la pequeña localidad de Portapique, de un centenar de habitantes, situada a unos 100 kilómetros de Halifax.

El hombre se disfrazó con un uniforme de policía. Según un vecino tenía problemas de alcoholismo.