Canadá recibirá este año a 1,200 refugiados yezidíes de Irak perseguidos por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), anunció este martes el ministro de Inmigración Ahmed Hussen, y señaló que 400 de ellos ya habían arribado al país norteamericano.

"Nuestra operación está en marcha y refugiados que sobrevivieron al EI comenzaron a llegar a Canadá en los últimos meses", dijo Hussen a la prensa.

"Nuestro gobierno va a instalar en Canadá a alrededor de 1,200 sobrevivientes, muy vulnerables, así como a miembros de sus familias", indicó.

NOTICIA: Canadá les dará la bienvenida a refugiados de Trump: Trudeau

En el otoño boreal pasado el parlamento canadiense había adoptado una resolución que preveía la llegada al país, en cuatro meses, de yezidíes que escapaban de las persecuciones del EI en el norte de Irak, calificadas de "genocidio" por Ottawa.

La atención de Canadá se centró "en las mujeres y las niñas", señaló Hussen.

"Nuestros esfuerzos han mostrado que el EI también apunta deliberadamente a los varones, por lo cual ayudaremos a reinstalar aquí a todos los niños que hayan sobrevivido al EI", agregó.

El costo de la iniciativa fue evaluado en unos 28 millones de dólares canadienses, equivalentes a unos 23 millones de dólares estadounidenses.

NOTICIA: El mundo inquieto por cierre de fronteras

Desde la llegada al gobierno de Justin Trudeau, en noviembre de 2015, Canadá recibió a más de 40,000 refugiados sirios.

Los yezidíes que ya llegaron al país fueron sometidos a controles de seguridad y biométricos exhaustivos, así como a exámenes médicos, dijo Hussen.

Se trata de una minoría kurdo parlante adepta a una religión preislámica. No son árabes ni musulmanes y el EI los considera como heréticos politeístas.

Desde el avance del EI, decenas de miles de yezidíes se refugiaron en la cima del monte Sinjar, donde han permanecido durante días sin agua ni alimentos.

NOTICIA: Canadá ridiculiza a EU; ofrece residencias

Miles de hombres fueron masacrados, al tiempo que las mujeres fueron raptadas y a menudo sometidas a condiciones de esclavitud por los yihadistas.

La ONU calificó a estos ataques como "intento de genocidio".

abr