La industria siderúrgica en México enfrentó un daño económico por un valor de 400 millones de dólares, luego de pagar aranceles a Estados Unidos por 11 meses con la medida 232 aplicada a las importaciones de acero del mundo.

Máximo Vedoya, presidente de la Cámara Nacional de la Industria del Hierro y Acero (Canacero), expresó que dicho impacto negativo representó la caída de 12% de las exportaciones del sector durante el primer trimestre del 2019, equivalente a 300 millones de dólares, lo cual implicó frenar inversiones, pérdidas de empleos y reducir la capacidad productiva.

En el marco de la 71 Asamblea General Ordinaria de la Canacero, Vedoya pidió al gobierno de Andrés Manuel López Obrador a implementar una vigilancia de las importaciones del acero procedente de terceros países, a fin de no dar argumentos a que Estados Unidos vuelvan a imponer el arancel.

Víctor Cairo, Director General de ArcelorMittal, propuso aplicar en México la 232, con el 25% de arancel a países con quien se cuenta con acuerdos comerciales como China, Rusia, otros, para evitar una competencia desleal.

Alonso Ancira, presidente del  consejo de AMHSA, se comprometió con las autoridades mexicanas a que si se les da “protección” a los empresarios Acereros para evitar triangulación de acero Chino, podrían aportar 2% más al PIB .