Montevideo. La llegada del coronavirus a Uruguay generó que durante jornadas enteras de trabajo casi una decena de periodistas aguarden a diario en la Torre Ejecutiva los reportes del Poder Ejecutivo sobre el avance del virus en el país.

Desde este lunes, mientras el gobierno hacía sus informes en la sala de prensa de Torre Ejecutiva, los pedidos que hacía a la población no se cumplían en el lugar desde el que se informaba prácticamente por cadena nacional. Los jerarcas se sentaban uno al lado del otro. Asesores y otros jerarcas que no iban a participar de la conferencia ingresaban a la sala y hacían lo mismo. Los periodistas, en tanto, tampoco dejaban un espacio de un mínimo de 1 metro entre cada uno.

Todo cambió. No se restringirá el ingreso de ningún periodista a la sala, pero sí se los obligará a sentarse intercalados, para evitar el contacto. Lo mismo con camarógrafos y fotógrafos, que tampoco podrán estar uno al lado del otro.

Lo que sí se había implementado era el alcohol en gel, y se buscará la manera de higienizar los micrófonos que se utilizan en las conferencias para hacer preguntas. Además, los funcionarios de recepción usarán tapabocas.