NUEVA YORK. - Poco tiempo después de que el ex jefe del FMI, Dominique Strauss-Kahn, fuese arrestado en Nueva York bajo cargos de agresión sexual, los detectives empezaron a trabajar de inmediato -esto es, sus detectives.

El asediado socialista francés de 62 años contrató a uno de los abogados más astutos de Estados Unidos, Benjamin Brafman, conocido por defender a varias celebridades en apuros.

Los expertos dicen que detrás de Brafman también hay un grupo de ex fiscales, ex detectives y jubilados del FBI buscando lagunas en el caso y, sobre todo, datos que desacrediten a la empleada que acusó a Strauss-Kahn de intentar violarla en su habitación en un lujoso hotel de Manhattan.

Contratar a un investigador privado no es raro entre clientes ricos. Pero los riesgos que conlleva este juicio y los bolsillos abultados de Strauss-Kahn aumentan las probabilidades de que el inculpado arme un equipo con muchos recursos.

La empresa Guidepost Solutions, cuyo presidente es un ex jefe de la división de fiscales federales en lo criminal de Manhattan, está trabajando con Benjamin Brafman, según el periódico The New York Times.

Un abogado del ex jerarca del FMI caído en desgracia no respondió a una solicitud para hacer comentarios al respecto, pero expertos en investigación criminal dijeron que los detectives privados esencialmente intentarán ponerse a la altura de sus oponentes de la Fiscalía.

En primer lugar, los detectives a sueldo investigarán los presuntos delitos. En segundo lugar -probablemente lo más importante-, van a intentar sonsacar información sobre la acusadora, una inmigrante africana de 32 años cuya identidad no fue revelada hasta ahora.

"Quieren averiguar quién es la acusadora. ¿Quién es ella? Es una incógnita por ahora", dijo Todd Henry, cuya firma de abogados con sede en Filadelfia cuenta con su propio investigador.

"Van a revisar sus cosas: quién es, dónde está parada. Probablemente querrás saber qué días ella estaba trabajando, en qué horario, cuánto contacto tuvieron (con Dominique Strauss-Kahn) en el pasado -sexual y no sexual-. Querrás intentar mostrar que tenían una cierta relación".

Arrestos previos, abuso de drogas y alcohol, un historial de demandar personas: "Cualquier cosa que pueda desacreditarla", explicó Henry.

Frank Bress, profesor en la Escuela de Leyes de Nueva York, dijo que los investigadores de Strauss-Kahn incluso podrían llegar a rastrear información en Guinea, el país de origen de la mucama.

"Absolutamente. La idea es que quieren saber todo lo que puedan acerca de sus antecedentes.

Uno nunca sabe cuándo puede surgir algo. Si él tiene los recursos -y los tiene- van a realizar una investigación lo más amplia posible, ya que pueden buscar debajo de todas las piedras".

La credibilidad de la denunciante hará toda la diferencia si Strauss-Kahn intenta argumentar que cualquier relación sexual fue de mutuo acuerdo, casi el único argumento posible aparte de negar rotundamente las acusaciones.

Brafman se verá limitado por una ley en Nueva York que protege a presuntas víctimas de violación en los tribunales. Por ejemplo, no se le permitirá dar a conocer la historia sexual de la acusadora.

Sin embargo, investigadores pueden darle municiones vitales tanto para el juicio como para la etapa previa, en la que el abogado podría llegar a negociar un acuerdo con la Fiscalía, o incluso persuadir a los fiscales de no seguir con el caso si llega a encontrar información muy comprometedora sobre la empleada.

El equipo de investigadores de Strauss-Kahn también analizará minuto a minuto la cronología de los hechos que sucedieron en el piso 28 del hotel Sofitel en Manhattan el 14 de mayo.

Mathew Galluzzo, un ex fiscal de crímenes sexuales en Nueva York que ahora trabaja como abogado defensor, dijo que los detectives privados van a armar un grupo de examinadores forenses, expertos en ADN y patólogos para que miren los expedientes médicos y las señales de daños causados entre ambas partes.

Además, los detectives revisarán el video de vigilancia del hotel, los registros de la llave de la puerta y las declaraciones de los testigos.

Es probable que Strauss-Kahn, un hombre de mucho poder que está casado con una rica heredera, explore todas las vías posibles, según los expertos consultados.