San Juan. EN UNA visita simbólica que pretende ayudarle a reforzar el voto latino para su campaña de reelección, el presidente Obama asistió a varios eventos en esta capital puertorriqueña, el primer viaje de un Mandatario desde que John F. Kennedy estuvo aquí en 1961.

Al destacar las relaciones entre el resto de EU y el Estado Libre Asociado de Puerto Rico, Obama expuso ante más de un millar de partidarios en el aeropuerto de San Juan: Cada día, hay boricuas que ayudan a escribir la historia del país .

Dijo que artistas de Puerto Rico contribuyen a nuestra cultura. Empresarios de Puerto Rico generan empleo en distintas partes del país. Inclusive, en las finales de la NBA, ese gran jugador que es JJ Barea (de los Mavericks de Dallas) nos inspiró a todos con sus magníficos desplazamientos al aro. En verdad que es un gran jugador .

Obama planteó la visita como el cumplimiento de su promesa de campaña en el 2008 de regresar a la isla si resultaba electo; sin embargo, el viaje obviamente estuvo impregnado de razones políticas. Aunque los 4 millones de puertorriqueños que viven en la isla no pueden votar en la elección presidencial, los que residen en alguno de los 50 estados sí.

Ambos partidos consideran a los 4.6 millones de puertorriqueños que viven en tierra firme como un bloque electoral de gran importancia, en particular los 900,000 en Florida, que se perfila como un estado clave para la campaña de Obama el año próximo.

A nivel nacional, la mayor parte de los latinos apoyó a Obama en el 2008, pero su decreciente popularidad entre los electores independientes obliga a considerar como parte crítica de su estrategia conservar el apoyo latino en el 2012.

Votantes de ascendencia cubana, el mayor bloque latino en Florida, han apoyado a los republicanos por su histórica oposición al régimen castrista. Demócratas afirman que su partido está en favor de una reforma migratoria, pero ese tema no tiene mucho peso entre los puertorriqueños, que ya son ciudadanos estadounidenses.