Londres. La ley que organiza la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) fue promulgada tras meses de encendidos debates, anunció el presidente de la Cámara de los Comunes para alegría de los diputados conservadores.

La reina Isabel II firmó la mañana de este martes el texto, presentado en julio del 2017 por el gobierno conservador de Theresa May y adoptado la semana pasada por el Parlamento británico.

El “consentimiento real” es la última etapa del procedimiento legislativo en el Reino Unido.

Esta ley, engranaje fundamental de la puesta en marcha del Brexit, debe permitir al Reino Unido seguir funcionando con normalidad una vez que abandone el bloque europeo. Concretamente, pondrá fin a la supremacía del derecho europeo sobre el derecho nacional e integrará en la legislación británica las leyes comunitarias que Londres desee conservar.

También confirma que la fecha oficial de la salida de la Unión Europea (UE) será el 29 de marzo del 2019 a las 11 de la noche hora del Reino Unido (es decir, medianoche en Bruselas).

La promulgación de la ley constituye un “momento histórico para nuestro país y un paso importante hacia la materialización de la voluntad del pueblo británico” de salir de la UE, refirió May.

El texto recorrió un tortuoso camino en el Parlamento británico desde que empezó a examinarse, en septiembre, y el gobierno sufrió varios desaires, dejando en evidencia las persistentes divisiones sobre las orientaciones a darle al Brexit.

Fue la semana pasada, al hacer Theresa May una concesión de último minuto sobre el papel del Parlamento en el proceso del Brexit, cuando la primera ministra consiguió poner en vereda a los diputados conservadores eurófilos, que reclamaban que la última palabra sobre el acuerdo final con Bruselas pase por el Parlamento.

Las posibilidades de que se revierta la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea “ahora son nulas”, consideró el ministro de Comercio Internacional, el euroescéptico Liam Fox.