Londres. Las repercusiones políticas de la impresionante decisión británica de abandonar la Unión Europea escalaron fuertemente el domingo, con un creciente debate dentro del partido conservador gobernante sobre la elección de un sucesor del primer ministro, David Cameron, y un intento de golpe emergente contra el líder del Partido Laborista de oposición.

La jornada estuvo marcada por una serie de rápidos sucesos, teniendo como telón de fondo una crisis de liderazgos a consecuencia de la votación del Brexit del jueves pasado. Las maniobras políticas iniciaron el viernes cuando Gran Bretaña y otras naciones se preparaban para las posibles crisis financieras en sus países.

La agitación del Brexit una acción ampliamente vista como el evento más significativo en la historia de la posguerra de Gran Bretaña ha dejado al país dividido políticamente, profundamente inestable y con un territorio desconocido en múltiples frentes.

El complejo proceso de negociación sobre los términos de la separación de la Unión Europea ha provocado de repente una crisis de liderazgo causada por una revuelta de los votantes contra la clase política de la nación.

La decisión de Cameron de transferirle a su sucesor el proceso de salida de la UE y la ausencia, hasta ahora, de algún plan concreto del gobierno o de los líderes de partido han aumentado la incertidumbre y las tensiones en todo el espectro político.

Ayer la noticia fue que el líder del Partido del Trabajo, Jeremy Corbyn había despedido a uno de los miembros más antiguos de su equipo de liderazgo, Hilary Benn, después de que éste había dicho que había perdido la confianza en Corbyn.

No hay confianza en que podremos ganar las elecciones generales mientras Jeremy sea el líder , dijo Benn al programa matutino de la BBC. Es un hombre bueno y decente, pero no es un líder. Adicionalmente, ése es un problema .

El caos se apoderaba del principal partido opositor, luego de que dos miembros del gabinete en las sombras abandonaron sus puestos en directo desafío a sus líderes.

El gabinete en las sombras es una junta asesora conformada por miembros jerárquicos del partido. Poco después, renunció la vocera del sector de salud del laborismo Heidi Alexander, quien dijo en una carta que se necesitaba un cambio en la cúpula.

Los que se verán más afectados por el shock económico asociado con la votación por la salida de la UE necesitan una oposición fuerte, lo mismo que las comunidades que temen los niveles crecientes de intolerancia, odio y división , escribió.

Sin embargo, los aliados de Corbyn dijeron que éste permanecerá en su puesto.

La parlamentaria Diane Abbott, partidaria de Corbyn, dijo el domingo que éste no renunciará y que cuenta con el respaldo del partido a pesar de la oposición creciente.

El referéndum a favor de la salida de la UE apareció como un fuerte rechazo de la izquierda laborista, ya que muchos distritos tradicionales del partido votaron por la salida, en contra de la posición oficial del partido en favor de la permanencia en el bloque europeo.

Muchos laboristas influyentes dijeron que Corbyn no había realizado una campaña eficaz en pro de la permanencia.

Corbyn fue elegido líder del partido en septiembre con un fuerte respaldo del ala izquierda del partido, pero no ha recibido el mismo apoyo del bloque parlamentario, algunos de cuyos miembros le piden ahora que renuncie.

El mal manejo de la campaña por la permanencia es un mal augurio para cualquier intento del laborismo de recuperar la mayoría en el Parlamento, aunque el oficialismo conservador también se encuentra en el limbo tras la decisión del primer ministro David Cameron de renunciar en los próximos meses.