El gobierno brasileño manifestó una "gran preocupación" con la situación en Siria tras los bombardeos selectivos lanzados por Estados Unidos en coordinación con Francia y el Reino Unido contra objetivos militares del gobierno de Bashar Al Asad.

A Brasil le preocupa "la escalada del conflicto militar, así como una vez más las denuncias de uso de armas químicas" en la región de Guta Oriental, donde son necesarias "investigaciones amplias e imparciales sobre lo ocurrido", informó la cancillería en un comunicado.

Para superar el conflicto es necesario el "pleno respeto a la Carta de las Naciones Unidas y al derecho internacional, inclusive la prohibición del empleo de armas químicas", añade la nota.

El problema debe resolverse apenas "por la vía política, por medio de las negociaciones bajo la égida de las Naciones Unidas", concluye.

El presidente estadounidense, Donald Trump, dijo que la operación militar lanzada en la madruga de este sábado, en coordinación con Francia y Gran Bretaña, tenía por objetivo "establecer una firme contención" a la capacidad siria de "producción, distribución y uso de armas químicas".