Brasil inició este domingo 29 de noviembre el conteo de votos de las elecciones municipales, que dan como favoritos en Sao Paulo y Río de Janeiro a candidatos de centro adversos al presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro.

Los centros de votación cerraron a las 20:00 GMT en la mayoría de las 57 ciudades en disputa en esta segunda vuelta.

Los comicios se llevaron a cabo con seis semanas de atraso, debido a la pandemia de coronavirus, que ya se cobró más de 172,000 muertos y sumió al país en una grave crisis económica, con un desempleo récord de más de 14 millones de personas.

En Sao Paulo, la ciudad más rica y poblada, de 12.5 millones de habitantes, el candidato del Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Guilherme Boulos, de 38 años, disputa el balotaje con el actual alcalde centrista Bruno Covas, de 40 años, del PSDB.

En la primera vuelta fueron eliminados tanto el candidato apoyado por Bolsonaro como el del Partido de los Trabajadores (PT) del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que tuvo una posición hegemónica en la izquierda en las últimas décadas.

Las últimas encuestas daban 55% de intención de voto a Covas y 45% a Boulos, que el viernes anunció que fue infectado por el coronavirus.

En Río de Janeiro, segunda circunscripción del país, con 6.7 millones de habitantes, la contienda parece decidida a favor del exalcalde Eduardo Paes (Demócratas, centroderecha), que cuenta con el 68% de la intención de voto, frente al 32% del alcalde actual, Marcelo Crivella, un pastor evangélico aliado de Bolsonaro.

Elección local, pandemia nacional

Los alcaldes en Brasil tienen un amplio abanico de competencias que incluyen el tema sanitario. Por tanto, para muchos la respuesta a la pandemia es un factor a considerar al momento de ejercer el voto. En el momento más crítico de la propagación del virus, Bolsonaro minimizó su importancia y presionó contra las medidas de confinamiento ordenadas por gobernadores y alcaldes.

"A pesar de la pandemia, ejercer el voto en este momento en Brasil es un acto muy importante para marcar posición frente a todo lo que está ocurriendo. Necesitamos un gobierno más preocupado con la población y no uno como el que estamos viendo. El gobierno federal es un verdadero desastre", dijo a la AFP la psicóloga Vanise Santos, de 49 años, en un colegio electoral de Sao Paulo.

Según el analista político Michael Mohallem, de la Fundación Getúlio Vargas, el mensaje de las urnas parece ser que "Bolsonaro no era el fenómeno que la gente creía y si esa lectura es correcta, tendrá dificultad en ser reelegido" en 2022.

Los alcaldes, que asumirán sus funciones el 1 de enero de 2021 por un periodo de cuatro años, deberán enfrentar gigantescos desafíos en materia de seguridad, transporte o educación con las arcas vacías por la crisis, que sólo se espera que comience a amainar cuando aparezca una vacuna.

Disputas clave

En Porto Alegre, Manuela D'Ávila, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB) protagoniza un cerrado duelo con el centroderechista Sebastiao Melo.

La ciudad del sur vivió este mes varias jornadas de protesta, después de que dos guardias de seguridad mataran a golpes a un hombre negro en un supermercado Carrefour.

En Recife (noreste), un bastión tradicional de la izquierda, el duelo es una lucha familiar, pues enfrenta a dos nietos del histórico caudillo pernambucano Miguel Arraes (1916-2005): el socialista Joao Campos y Marilia Arraes, del PT de Lula.

En Fortaleza (nordeste), los sondeos vaticinaban la victoria del centroizquierdista José Sarto (del PDT), frente a Wagner Sousa Gomes, conocido como el "Capitán Wagner", apoyado por Bolsonaro.

Fake News

Bolsonaro, que votó en Río, aprovechó la ocasión para reiterar sus dudas sobre la confiabilidad del sistema de voto electrónico vigente en Brasil. "No podemos seguir votando sin tener la seguridad de que el voto fue para la persona (indicada)", declaró.

Las campañas de desinformación en las redes sociales se focalizaron de hecho este año más en el proceso electoral que en los candidatos, contrariamente a lo ocurrido en la presidencial de 2018.

Más de 70 de estas "fake news" fueron verificadas en esta ocasión por la alianza de medios de la cual la AFP forma parte.