El regulador de salud de Brasil, Anvisa, extendió la validez de la vacuna contra Covid-19 de una sola inyección de Johnson & Johnson, prolongando su vida útil de 3 meses a 4.5 meses, lo que le da al país más tiempo para usar un primer lote que debe llegar esta semana.

El lote de 3 millones de dosis vencería el 27 de junio, pero ahora Brasil ha seguido a la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) al extender las fechas de vencimiento en un mes y medio.

El ministro de Salud, Marcelo Queiroga, dijo que las vacunas deberían llegar el miércoles, un día después de lo que dijo la semana pasada.

Brasil firmó un acuerdo con el laboratorio belga Janssen, propiedad de J&J, para recibir 38 millones de dosis para su entrega en el último trimestre de este año, por lo que el primer lote llegará antes de lo planeado originalmente, dijo a una comisión de investigación del Senado la semana pasada.

La comisión del Senado está investigando al Gobierno por retrasos en la inmunización contra la Covid-19, una situación que llevó a numerosos políticos a culpar al presidente Jair Bolsonaro por sus comentarios antivacunas.

Brasil ha sido afectado por el segundo brote de la epidemia más letal en el mundo fuera de Estados Unidos y está rezagado de la mayoría de los países en la vacunación de su población de 210 millones de personas.

Hasta ahora, solo el 24.7% de los brasileños han sido vacunados con una dosis, principalmente de CoronaVac, fabricada por la china Sinovac Biotech Ltd; y con fórmulas desarrolladas por AstraZeneca y Pfizer. Menos de la mitad de ellos han recibido las dos dosis.

Brasil registra hasta al momento casi 17.5 millones de casos de coronavirus desde que comenzó la pandemia, la tercera epidemia más grave después de Estados Unidos e India, y 487,401 personas han muerto por Covid-19 en el país, según datos del ministerio.