Bruselas/Moscú. La Unión Europea (UE) debe prepararse para períodos difíciles en la relación con Rusia, ya que el gobierno de Vladimir Putin parece haber elegido aumentar las tensiones con Occidente, advirtió el día de ayer el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell.

"Creo que tenemos que prepararnos para un período largo y difícil en nuestras relaciones con Rusia", dijo Borrell al Parlamento Europeo durante una sesión plenaria en Bruselas.

"Nuestras relaciones con Rusia continúan deteriorándose y están en su punto más bajo. Lamentablemente, no podemos excluir que esta tendencia negativa continúe y alcance niveles preocupantes (...) Las autoridades rusas parecen estar eligiendo deliberadamente aumentar las tensiones", lamentó.

Las palabras de Borrell llegan unas horas después de que Rusia anunciara la expulsión de siete diplomáticos de cuatro países de la Unión Europea que recientemente expulsaron diplomáticos rusos en solidaridad con la República Checa en un caso de espionaje.

En dos comunicados, la cancillería rusa indicó que tres diplomáticos eslovacos, dos lituanos, un estonio y un letón deberán abandonar próximamente Rusia y denunció la "falsa solidaridad" con Praga.

Rusia los acusa de seguir "una línea abiertamente hostil".