Bruselas. ¿Quebró o no Delcy Rodríguez el marco de sanciones europeas a su paso por el aeropuerto de Madrid? ¿Qué pueden hacer las instituciones europeas para hacer cumplir las decisiones legales que ellas mismas han aprobado? ¿Se trata de un punto de política interna o en clave comunitaria? Todas estas cuestiones han planeado este martes en la Eurocámara en torno a un debate en el que ha predominado el cruce de acusaciones en todas las direcciones.

El Parlamento Europeo se convirtió, por una tarde, en el Congreso de los Diputados de España. “Es una vergüenza” o “es grotesco”, se ha sucedido en todas las direcciones del arco parlamentario en el debate plenario sobre el caso Delcy Rodríguez.

El pasado 19 de enero en el aeropuerto de Madrid, la número dos de Nicolás Maduro se vio con José Luis Ábalos, ministro de Transporte, lo que provocó un aluvión de críticas desde la oposición. Rodríguez es una de las 25 personas venezolanas sancionadas por la UE por violaciones de derechos humanos, lo que implica la congelación de activos y la prohibición de viajar a suelo comunitario.

Josep Borrell, alto representante para Asuntos Exteriores de la UE, insistió en que es competencia exclusiva de los estados miembros la implementación y verificación de las sanciones.

Ya en el debate, Dolors Montserrat, líder del PP en la Eurocámara, señaló que la persona sancionada pisó “territorio español” y por tanto “suelo europeo”. “El gobierno no sólo ha incumplido, también miente” señaló.

Jordi Cañas (Ciudadanos) instó a Borrell a pronunciarse como jefe de la diplomacia europea y no como exministro español. Borrell pidió a los eurodiputados a “estudiar un poco más”.

Guaidó regresa a Venezuela

Luego de que el régimen de Maduro le prohibiera salir de Venezuela, Guaidó viajó durante dos semanas por varios países europeos y en Estados Unidos. Ayer por la tarde regresó a Caracas bajo un entorno complejo. Policía madurista bloqueó el aeropuerto para impedir la asistencia de asambleístas.