Londres. Las medidas contra una segunda ola de coronavirus cambian constantemente en el Reino Unido, con diferentes restricciones en distintas zonas, hasta el punto de que muchos británicos están confundidos, incluido el primer ministro Boris Johnson.

El líder conservador tuvo que pedir disculpas en Twitter tras haberse “equivocado” cuando se le preguntó sobre las nuevas restricciones que se impondrán en el noreste de Inglaterra a partir de medianoche: prohibición legal de reunirse en interiores, en casas o establecimientos públicos, con cualquier persona con la que no se comparta hogar.

Pero en su lugar, el primer ministro habló a los periodistas de la prohibición de reunirse en grupos de más de seis personas, vigente desde hace dos semanas en todo el país, y dijo, erróneamente, que no se aplicaba a los encuentros al aire libre.

Conocida como la “regla de seis”, esta fue introducida precisamente con el objetivo oficial de imponer “claridad” frente a un florilegio de reglamentos que provocaban confusión en el país más castigado de Europa, con 42,000 muertes confirmadas por Covid-19.

“El hecho de que el primer ministro no entienda sus propias reglas es una gran incompetencia”, lanzó la laborista Angela Rayner.

Un diputado conservador, Steve Baker, fue fotografiado el lunes con una camiseta que decía “2020 es el nuevo 1984”, en referencia a la novela distópica de George Orwell.

Aprobada la violación al derecho internacional

Los diputados británicos aprobaron el día de ayer 29 de septiembre, el controvertido proyecto de ley de Boris Johnson que revoca disposiciones del acuerdo de Brexit, en una asumida violación del derecho internacional que enfurece a Bruselas y amenaza la negociación comercial posbrexit en un momento crítico. Johnson pone en riesgo la paz en las Irlandas.