Londres. El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que ofrecerá visados a millones de hongkoneses y una posible vía para obtener la nacionalidad si China persiste en su ley de seguridad nacional para la excolonia británica.

“Mucha gente en Hong Kong teme que su forma de vida, que China se comprometió a defender, está amenazada”, escribió en un artículo para los diarios The Times y South China Morning Post.

“Si China continúa justificando sus miedos, Reino Unido no podrá, en buena conciencia, encogerse de hombres y mirar para otro lado; en vez de ello, cumpliremos nuestras obligaciones y ofreceremos una alternativa”.

Unas 350,000 personas en Hong Kong tienen pasaportes nacionales británicos (internacionales), por lo que no necesitan visado para entrar en Reino Unido por periodos de hasta seis meses, escribe Johnson.

Otros 2.5 millones de personas podrían solicitar uno

“Si China impone su ley de seguridad nacional, el gobierno británico cambiará la legislación migratoria y permitirá a aquellos que tengan uno de estos pasaportes procedentes de Hong Kong venir a Reino Unido por un periodo renovable de 12 meses y podrán obtener otros derechos migratorios, como el de trabajar, lo que les colocará en la vía para la obtención de la ciudadanía”, aseguró.

El Parlamento chino aprobó la semana pasada una ley de seguridad nacional a raíz de las protestas prodemocracia en Hong Kong para hacer frente al “terrorismo” y al “separatismo”.

La oposición teme que esta ley sea un arma para erradicar cualquier disidencia en este centro financiero asiático, erosionando las libertades y la autonomía supuestamente garantizadas en la retrocesión en 1997 de Gran Bretaña a China.

Según Johnson, esta ley podría “acotar sus libertades y erosionar radicalmente la autonomía” de la excolonia británica.