Londres. El gobierno de Boris Johnson llamó a los británicos el día de ayer a respetar las reglas del confinamiento o exponerse a sanciones, ante la actitud de quienes se reúnen en grupos o no llevan mascarilla en lugares cerrados.

"Mi mensaje hoy a cualquiera que se niegue a hacer lo correcto es simple: si no cumplen con su parte nuestros oficiales de policía, que están ahí fuera arriesgando sus propias vidas cada día para mantenernos a salvo, harán cumplir las regulaciones y yo los apoyaré", afirmó la ministra del Interior, Priti Patel, en una rueda de prensa televisada.

Reino Unido, el país más castigado de Europa por el coronavirus, registró el día de ayer 1,243 nuevas muertes --tras el récord de 1,325 registrado el viernes-- sumando ya más de 83,200 fallecidos confirmados.

Con 3.1 millones de casos positivos (45,533 en las últimas 24 horas), el país se enfrenta a una ola descontrolada de contagios desde el descubrimiento de una nueva cepa aparentemente mucho más contagiosa y vive actualmente su tercer confinamiento total.

Pero "una pequeña minoría de personas no respeta las reglas y eso cuesta vidas", lamentó el secretario de Estado de Seguridad Pública, Kit Malthouse, en declaraciones al canal Sky News.

Y advirtió que el ejecutivo está considerando medidas más estrictas si la situación no mejora.

La policía prometió actuar más rápidamente contra los infractores. "Pero no quiero que la gente piense que se trata de una especie de fuerza dictatorial", dijo a la BBC Cressida Dick, jefa de Scotland Yard.

La asociación de comerciantes British Retail Consortium pidió que la policía ayude en hacer cumplir el uso de la mascarilla obligatoria, pero Malthouse afirmó que no es función de las fuerzas de seguridad.

Uso de mascarilla no es obligatorio

Pese a la disparada en los casos, en el Reino Unido sigue sin ser obligatorio taparse la boca al aire libre.

El propio Johnson se encontró en el centro de una polémica por un paseo en bicicleta que lo llevó el domingo a 11 kilómetros de Downing Street.

La consigna oficial consiste en salir de casa solo por razones esenciales, como hacer compras o ejercicio "localmente". El término "local está abierto a interpretación", justificó Malthouse.

En un día inusualmente soleado, el sábado los parques de Londres se abarrotó de grupos de personas cuando solo está autorizado encontrarse con una sola persona en el exterior y con la obligación de mantener distancia.

El Borough Market, un mercado al aire libre muy apreciado por turistas y londinenses, impuso la utilización de cubrebocas desde el lunes, convirtiéndose en el primer lugar público en hacerlo gracias a unas regulaciones específicas del mercado que datan de antes de la era victoriana (1837-1901).