Beirut.- Más de 90 personas han muerto en el este de Siria en los dos últimos días, en un momento en que hay informaciones de que Estados Unidos construye una base aérea en la zona y que ambas partes ultiman los detalles para comenzar los diálogos de paz en Ginebra.

Las negociaciones entre el régimen y la oposición, mediadas por la ONU, debían comenzar el lunes, pero ambas partes siguen discutiendo el complejo tema de quién debe representar a los rebeldes y la cita debería aplazarse unos días, según la ONU.

NOTICIA: Estado Islámico libera a 270 rehenes en Siria

Al menos 47 civiles, incluyendo nueve y dos mujeres perecieron en bombardeos probablemente rusos en la localidad de Jasam, provincia de Deir Ezor, rica en petróleo, bajo control del grupo yihadista Estado Islámico (EI), anunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

Agregó el OSDH --con sede en Londres y que se basa en una amplia red de informantes-- que "decenas" de personas habían resultado heridas en el bombardeo, por lo que estimaba que la cifra de víctimas mortales muy probablemente se incrementará.

NOTICIA: Situación "desesperada" para niños migrantes por el frío

Este ataque golpeó la misma zona tocada el viernes por un bombardeo, que dejó 44 muertos.

La localidad de Jasam se encuentra a 20 km de la ciudad de Deir Ezor, donde el grupo terrorista lanzó hace una semana un asalto contra las últimas posiciones que todavía controlaba Damasco.

Desde entonces, los choques entre los yihadistas y las fuerzas del régimen, los bombardeos y las ejecuciones de civiles que realizan los rebeldes han costado la vida a cerca de 500 personas.

NOTICIA: Denuncian asesinato de 300 personas en manos del ISIS

En el norte, en una zona controlada por combatientes kurdos, fuerzas estadounidenses preparan la instalación de una base militar para luchar contra el grupo, afirman fuentes militares sirias.

Washington desmintió esta versión pero dijo que sí está tratando de mejorar el apoyo logístico a sus operaciones.

En el sur del país, 12 personas murieron en un enfrentamiento entre guardias fronterizos y un grupo de 38 personas procedentes de Siria, algunas armadas, que intentaban cruzar la frontera jordana, indicó un responsable del mando general de las fuerzas armadas. El reino sólo autoriza el paso diario de unas decenas de sirios e impone un estricto control de identidades.

'Buena disposición'

Los representantes del gobierno sirio y de la oposición tienen previsto reunirse en Ginebra en los próximos días para negociar una transición política en el país.

Sin embargo, la espinosa cuestión de quién va a representar a la fraccionada oposición ha dificultado el inicio de las negociaciones.

Este sábado, el secretario de Estado norteamericano John Kerry habló con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, para discutir el tema de cómo estará integrada la delegación de la oposición.

El ministerio de Relaciones Exteriores ruso informó en un comunicado que ambos apoyan los esfuerzos para que las conversaciones comiencen "la próxima semana".

"Se prestó una atención particular al tema de la conformación de una delegación que sea genuinamente representativa de la oposición", señaló el comunicado.

Durante su visita a Riad este sábado, el secretario de Estado se reunió con el ministro saudita Adel al Jubeir y Riyad Hijab, el coordinador general de la coalición más amplia de la oposición en Siria.

"Estamos confiados de que si hay buena disposición en los próximo día, las conversaciones puedan comenzar", dijo Kerry.

La semana pasada, los principales delegados de la oposición anunciaron que su jefe negociador será un líder rebelde islamista apoyado por Riad, Mohamed Alush, del grupo armado Jaish al Islam (ejército del islam, en árabe).

Esta elección ha sido cuestionada por Siria, que considera que Jaish al Islam es una organización "terrorista", pero también por otros grupos opositores que consideran inaceptable que la delegación sea encabezada por un miembro de un grupo armado.

mac