Estados Unidos expresó este martes su preocupación por el gran número víctimas civiles que han muerto "indiscriminadamente" por los ataques aéreos rusos en Siria.

El secretario de Estado, John Kerry, habló con su homólogo ruso, Sergei Lavrov, el lunes y le expresó las preocupaciones de Washington.

El portavoz del departamento de Estado, Mark Toner, citando informes de "organizaciones de derechos humanos creíbles" dijo que "los ataques rusos en Siria han matado a cientos de civiles, incluyendo servicios de emergencia y golpeado instalaciones médicas, escuelas y mercados".

NOTICIA: 32 civiles muertos por bombardeos rusos en Siria

Toner añadió que entre octubre y mediados de noviembre más de 130.000 sirios se vieron forzados a dejar sus hogares, en parte por la intensidad de los bombardeos rusos.

Por su parte, Moscú negó furiosamente los informes de Amnistía Internacional, Human Rights Whatch y de grupos de derechos humanos sirios que sostenían que la campaña aérea en apoyo al presidente Bashar al Asad estaba golpeando a los civiles.

NOTICIA: Cautela de EU en Siria lo enfrenta con aliados

Rusia insiste en que sus operaciones están dirigidas a los "terroristas" y que tiene cuidado de proteger a los civiles, mientras trabaja con Estados Unidos y la ONU para negociar un fin a la guerra.

Pero Toner dijo que Estados Unidos expresó sus preocupaciones a Moscú sobre "estos ataques indiscriminados (...) sobre infraestructuras, instalaciones médicas, civiles".

Kerry también se lamentó por la muerte del líder rebelde Zahran Allush, abatido por un bombardeo del régimen.

NOTICIA: Ejército sirio ya usa nuevas armas rusas

Zahran Allush era el líder de Jaish al Islam (Ejército del Islam), el principal grupo armado de la región de la capital, apoyado por Arabia Saudita y a favor de las conversaciones de paz.

abr