Washington.- Un bombardeo aéreo de la coalición liderada por Estados Unidos en Irak destruyó el lunes un depósito de dinero usado por los yihadistas del Estado Islámico (EI) en la ciudad de Mosul, dijo un oficial del Pentágono.

Dos bombas de dos toneladas hicieron blanco en el lugar, destruyendo "millones" de dólares en efectivo, indicó el oficial, que solicitó conservar el anonimato.

NOTICIA: Sirios mueren de hambre en ciudades tomadas por rebeldes

"Estimamos en millones de dólares (...) provenientes de todas sus actividades ilícitas: petróleo, saqueo, extorsión", afirmó.

Según reportes de la cadena de noticias CNN, los militares estadounidenses estiman que entre cinco y siete civiles murieron en el ataque.

NOTICIA: Aún hay temor a un "11 de septiembre europeo"

La coalición internacional que lanzó una ofensiva de bombardeos contra el EI en Irak y Siria ha reforzado sus ataques contra las fuentes de financiamiento del grupo yihadista, incluido el bombardeo de cargueros que trasportan petróleo a través de Siria.

Bajo la presión de críticas que consideran que la campaña de la coalición es muy lenta, el Pentágono indicó que consideraría una gama más amplia de blancos incluso si causa la muerte de civiles, siempre y cuando estos ataques impliquen importantes victorias sobre el EI.

El oficial dijo que la coalición se planteó una o dos veces antes atacar los depósitos de dinero como blancos, pero la reciente operación fue "probablemente" la mayor hasta la fecha.

NOTICIA: Estado Islámico perdió una tercera parte de su territorio

La estrategia de la coalición internacional contra el EI se había centrado en tomar como blanco la infraestructura petrolera, principal fuente de financiamiento de los yihadistas.

Según el Pentágono, la producción de crudo del EI retrocedió cerca de 30%, pasando de 45,000 barriles diarios a 34,000.

mac