Río de Janeiro. Brasil, de 212 millones de habitantes, registró 3,251 muertos en un día, cifra récord por día, con lo cual totaliza 298,676 desde el primer óbito hace un año, un balance superado solo por Estados Unidos. Los casos suman 12.1 millones, con 82,493 contagios en las últimas 24 horas, precisó el ministerio.

En los últimos siete días hubo un promedio de 2,364 víctimas del Covid-19, una cifra en constante alza desde el 22 de febrero y que representa el triple de la de inicios de año (703), alcanzando niveles nunca vistos durante la primera ola de la pandemia en 2020.

La escalada puso al sistema sanitario al borde del colapso, con las unidades de cuidados intensivos (UCI) con una tasa de ocupación superior al 80% en la mayoría de los 27 estados brasileños y con una creciente "preocupación" por el riesgo de falta de tubos de oxígeno en por lo menos seis estados, según un informe de la Fiscalía General.

El descontrol de la pandemia tiene en vilo a toda Sudamérica.

Temeroso y acorralado, el presidente Jair Bolsonaro se ha refugiado en Dios y en las armas. Así lo reveló el pasado domingo, cuando una pequeña multitud de sus seguidores fue a Brasilia a felicitarlo por su 66 cumpleaños (reporta el periódico El País en su edición brasileña).

Sobre los rumores de que diputados lo quieren destituir por su mal manejo de la crisis sanitaria, dijo no había por qué temer porque Dios y el Ejército están a su lado.