Internacionales

Lectura 2:00 min

Bolsonaro genera crisis política

Avatar de Redacción El Economista

Por Redacción El Economista

En una semana, Jair Bolsonaro ha puesto su gobierno, apenas iniciado el 1 de enero del 2019, en la cuerda floja.

São Paulo. En una semana, Jair Bolsonaro ha puesto su gobierno, apenas iniciado el 1 de enero del 2019, en la cuerda floja.

El jueves 16 anunció la destitución de su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, tras desafiar el mandatario, a la luz del día y ante testigos, las medidas de aislamiento social frente al avance indetenible del coronavirus, que ya se ha cobrado la vida de más de 3,400 brasileños. Demasiados, y demasiado rápido, para una “gripecita”, como la diagnosticó Bolsonaro.

El jueves 23, justo una semana después, estalló la crisis con una figura clave de su gobierno: el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro, que como juez federal comandó la operación anticorrupción Lava Jato.

Carlos José Marques, director editorial de Editora Tres, responsable de la revista Istoé, radiografía lo que titula como la “devastación de un gobierno” y califica de “histórica” la conferencia de prensa de este viernes de Moro en la que confirmó su renuncia.

“Fue una verdadera denuncia (...) dada la cantidad de delitos relacionados por él con el presidente Jair Bolsonaro”, escribe Marques.

La dimisión de Moro se produjo luego de que Brasil se encaramara de jueves para viernes en 407 muertes por coronavirus, un registro récord en el país sudamericano.

¿Juicio político?

El expresidente brasileño Fernando Henrique Cardoso (1995-2002) recoge en un tuit el delicado momento político de su país.

“Es hora de hablar. El presidente está cavando su fosa. Que renuncie antes de ser renunciado. Pobre de nosotros, más allá del coronavirus, tenemos un largo proceso de impeachment. Que asuma el vice para cambiar el foco: la salud y el empleo. Menos inestabilidad y más acción por Brasil”.

En la misma dirección, el exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva pide comenzar con el “fuera Bolsonaro” porque “no es posible a la gente permitir que él (Bolsonaro) destruya la democracia”.

Conéctate con nosotros.

Recibe nuestro newsletter diario con los contenidos destacados.

Al suscribirte, aceptas nuestras políticas de privacidad.