El gobierno de México propuso abrir un diálogo con Bolivia para resolver la tensión diplomática que desató la situación de los exfuncionarios del gobierno de Evo Morales asilados en la embajada de ese país en La Paz.

En un mensaje a medios en la cancillería mexicana, el subsecretario para América Latina y el Caribe de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Maximiliano Reyes Zúñiga, puso sobre la mesa la iniciativa para cesar el hostigamiento y tratar el caso de los asilados bolivianos; además, denunció que nuevamente este jueves llegaron 50 personas civiles, policiales y militares en más de 10 vehículos a la residencia diplomática.

“Hago un llamado a la canciller de Bolivia a que abramos un canal de comunicación directo e incluso personal, cuando ella lo estime conveniente, y ojalá sea lo más pronto posible”. 

“Le propongo que incluso nos encontremos en un país intermedio, geográficamente (...) con el propósito de encontrar una ruta que, mediante el diálogo y la diplomacia, pueda llegar a cerrar este episodio”, agregó.

Ante el incremento de la presencia policial tal cual lo anunció el canciller Marcelo Ebrard sigue en pie recurrir a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para presentar un recurso por violación a obligaciones diplomáticas luego de que el gobierno de facto de Bolivia no ha cesado la vigilancia tanto en la embajada de México como en la residencia oficial, ubicadas en La Paz.

El consultor jurídico de la cancillería, Alejandro Celorio, precisó que se buscará con la demanda que el órgano judicial de las Naciones Unidas declare medidas provisionales para impedir que agentes policiacos y militares bolivianos ingresen sin autorización a los recintos diplomáticos.

“Buscamos en esencia que cesen los actos que resultan violatorios de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas, la presencia de oficiales, militares y policías es un atentado contra este tratado”, aseveró en rueda de prensa en la cancillería mexicana.

Horas después el Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia aceptó la propuesta mexicana.

En un tuit la cancillería escribió: “La Canciller @KarenLongaric saluda la iniciativa del subsecretario Maximiliano Reyes. México vuelve a priorizar la diplomacia. La canciller Longaric está dispuesta a dialogar con el canciller Marcelo Ebrard”, aunque no se dieron más detalles.

Relación diplomática se mantiene

Por separado, la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, reconoció que la relación entre México y Bolivia vive un momento de tensión, mas no de rompimiento formal.

En rueda de prensa, observó que a las nueve personas que se encuentran en la embajada de México en esa nación, se les actualizó la condición de asilados, a través de la Convención de Viena, por lo que no podrían ser detenidos.

“Hasta ahorita no ha habido un rompimiento oficial, pero sí hay un reclamo internacional e institucional respecto a la conducta que está teniendo Bolivia en relación, concretamente, con la embajada en La Paz”.

(Con información de Notimex)

perla.pineda@eleconomista.mx