MAIDUGURI, Nigeria.- El grupo islamista nigeriano Boko Haram amenazó el sábado con llevar a cabo una serie de ataques en Sokoto (norte) similares de los de Kano que dejaron 185 muertos, si "miembros del grupo no son liberados", y rechazó el dialogo propuesto por el presidente Goodluck Jonathan.

Abul Qaqa, presunto portavoz del grupo, afirmó en una conferencia telefónica con periodistas en Maiduguri que Boko Haram "lanzará en Sokoto ataques similares a los grandes ataques de Kano" y sostuvo que el llamado del presidente al diálogo no era "sincero".

Sokoto, capital del Estado homónimo, alberga la sede del sultán de Sokoto, la más alta autoridad religiosa musulmana de Nigeria. La ciudad tiene unos 600.000 habitantes.

Esta semana, criticado por haber fracasado en poner fin a la ola de violencia, el presidente Jonathan dijo en una entrevista que Boko Haram debía clarificar sus reivindicaciones para un eventual diálogo. Al mismo tiempo las fuerzas armadas continuaron sus operaciones contra los extremistas.

Este sábado once miembros de Boko Haram murieron en enfrentamientos con militares en Maiduguri, en el extremo noreste del país.

Maiduguri, capital del Estado de Borno, está en estado de emergencia desde el 31 de diciembre por decisión del presidente nigeriano. Esta ciudad es considerada como el feudo del movimiento Boko Haram.

El 20 de enero, el grupo llevó a cabo una serie de ataques en Kano que dejó 185 muertos.

El movimiento islamista se alzó en varios Estados del norte en el otoño 2009, pero la represión brutal de las fuerzas de seguridad federales, en especial en Maiduguri, dejó unos 900 muertos.

El grupo quiere la instauración de un Estado islámico en el norte de Nigeria, económicamente desfavorecido y de mayoría musulmana, mientras que el sur del país, en donde se concentra la producción petrolera del primer productor de crudo de Africa, es de mayoría cristiana.

Según la ONU existirían lazos entre estos islamistas y el brazo magrebí de Al Qaida, AQMI (Al Qaida en el Magreb Islámico). Sin embargo muchos señalan que Boko Haram es el resultado de problemas estricamente nigerianos, principalmente políticos.