Washington. El nominado por el presidente electo Joe Biden para encabezar la diplomacia de Estados Unidos apoyó con matices, la política hacia Venezuela del saliente mandatario Donald Trump, que en su último día de gobierno impuso nuevas sanciones contra Caracas.

Antony Blinken llamó "brutal dictador" al mandatario venezolano Nicolás Maduro, y dijo que respaldaba seguir reconociendo a Juan Guaidó como presidente interino, así como a la Asamblea Nacional elegida en 2015 como única institución elegida democráticamente en el país, un anuncio aplaudido por el equipo del líder opositor.

Durante su audiencia de confirmación en el Senado, dijo estar "de acuerdo" con el senador republicano Marco Rubio, uno de los arquitectos del enfoque de Trump hacia el país sudamericano.

También aseguró que Joe Biden considera que la creación de dos Estados es la única solución para el conflicto israelí-palestino pero mantendrá el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel, pero admitió sin embargo que esa solución no es "realista" a "corto plazo" e instó a israelíes y palestinos a "evitar medidas unilaterales que tornen más complejo el problema".

Blinken expresó que la administración entrante buscará la extensión del tratado New START, el último acuerdo sobre armas con Rusia que expira el 5 de febrero.

"Creo que vamos a buscar que sea prolongado", dijo Blinken en respuesta a una pregunta en su audiencia de confirmación.

En cuanto a la reciente designación de hutíes de Yemen como grupo terrorista, el demócrata aseguró que se revisará la medida para asegurarse de que no se impida la prestación de asistencia humanitaria.