El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, sostuvo su primera conversación con su homólogo ruso, Vladimir Putin para discutir su voluntad de prolongar el tratado de desarme nuclear New START, una medida que preserva el último gran acuerdo de este tipo entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

El pacto, que expiraba el próximo mes, limita el número de cabezas nucleares estratégicas, misiles y bombarderos que Rusia y Estados Unidos pueden desplegar.

Moscú y Washington no habían logrado acordar una prórroga bajo el mandato de Donald Trump, cuyo gobierno había querido poner condiciones a una renovación que Moscú rechazó.

El Kremlin informó en un comunicado que los líderes "expresaron su satisfacción" por el intercambio de notas diplomáticas entre los países a primera hora del martes que confirmaban la prórroga del acuerdo. Agregó que los procedimientos necesarios para que el pacto entre en vigor antes de que expire el 5 de febrero se completarán en los próximos días.

"La prórroga es en interés de ambos países, así como del mundo entero", dijo el portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov.

El Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), firmado en 2010, es considerado como la piedra angular del control mundial de armas.

El embajador de Rusia ante Naciones Unidas en Ginebra, Gennady Gatilov, dijo que la prórroga del pacto dará a Moscú y a Washington más tiempo para trabajar conjuntamente en otras cuestiones de seguridad internacional.

el Kremlin indicó que el presidente ruso apoyó la "normalización" de las relaciones ruso-estadounidenses y afirmó que esto "respondería a los intereses de ambos países y también de toda la comunidad internacional".

Preocupa Biden el envenenamiento de Navalni

Durante la conversación con su homólogo ruso, Joe Biden expresó su apoyo a Ucrania frente a la "agresión" de Moscú y su preocupación por el "envenenamiento" del opositor ruso Alexéi Navalni, indicó laportavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Navalni fue detenido el 17 de enero a su retorno a Moscú después de haber pasado más de cinco meses en Alemania recuperándose de un cuadro que denunció como producto de un envenenamiento ejecutado por los servicios rusos por orden del presidente, algo que el Kremlin niega.

Este martes los países del G7 condenaron su detención "por motivos políticos" y pidieron su "liberación inmediata e incondicional", así como la de sus partidarios detenidos el sábado durante manifestaciones en toda Rusia.

Biden también se refirió al "fuerte compromiso" de Washington con la soberanía ucraniana frente a la "continua agresión de Rusia".

Ambos líderes también abordaron temas como la presunta interferencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2020 y los reportes de que Moscú entrega recompensas a los talibanes por matar soldados estadounidenses en Afganistán.

"Su intención era dejar claro que Estados Unidos actuará con firmeza en defensa de nuestros intereses nacionales, en respuesta a acciones malignas de parte de Rusia", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki.

kg