Washington. El gobierno de Joe Biden anunció el día de ayer que su pa{is va a prolongar por cinco años el tratado de desarme nuclear con Rusia New START, unos días después de que Moscú aprobara la extensión.

Este anuncio se produce a dos días de la expiración del pacto, en medio de crecientes tensiones entre Washington y Moscú por el arresto del opositor ruso Alexéi Navalni, que ha sido denunciado por Estados Unidos y por los europeos.

"Especialmente en tiempos de tensiones, tener límites verificables sobre las armas nucleares de Rusia con alcance intercontinental es de vital importancia", indicó el secretario del Departamento de Estado, Anthony Blinken en un comunicado.

"Una competencia nuclear sin límites nos pondría en peligro a todos", indicó la diplomacia estadounidense.

El comunicado también guardó un espacio para destacar las diferencias y señaló que, pese a que Estados Unidos va a trabajar con Rusia para avanzar sus "intereses", también va a hacer que "rinda cuentas" por sus abusos de los derechos humanos".

La OTAN también acogió positivamente el anuncio y expresó su apoyo porque cree que el pacto "contribuye a la estabilidad internacional".

Este tratado firmado en 2010 limita a 1,550 el número de cabezas nucleares que pueden ser desplegadas por cada uno de esos dos países. Actualmente tienen 30% menos de armamento nuclear que en 2002.