Jerusalén. Como evidencia de una creciente disputa con Washington, acerca de emitir un ultimátum a Irán por su programa nuclear, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu expuso ayer que aquel que no quiera hacer tales demandas a Teherán carece de derecho moral para ponerle un alto a Israel .

En una respuesta mordaz a la declaración de la secretaria de Estado de EU, Hillary Clinton, de que Estados Unidos no fijará plazos para Irán y que las negociaciones en conjunto con sanciones son el mejor enfoque, Netanyahu aseguró que si no se le fija una línea roja a Irán, ésta continuará desarrollando una bomba atómica.

Las sanciones han perjudicado a la economía iraní, pero no han detenido el programa nuclear iraní. Eso es un hecho , manifestó Netanyahu en una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

Y el hecho es que cada día que pasa, Irán se acerca más y más a las bombas nucleares. El mundo le dice a Israel: ‘Espera. Todavía hay tiempo’. Y yo digo:

¿Esperar a qué? ¿Esperar hasta cuándo? Aquellos en la comunidad internacional que se niegan a imponerle líneas rojas a Irán, no tienen el derecho moral de ponerle un alto a Israel .

El gobierno de Obama ha presionado a Israel para contener a la acción militar contra Irán bajo el argumento de que todavía hay tiempo para lograr resultados a través de la diplomacia respaldada las endurecidas sanciones económicas.

Netanyahu había dicho en una entrevista el domingo que actualmente Israel discute con EU el tema de las líneas rojas.