Tokio.- Japón y Estados Unidos restaron importancia a una disputa sobre la ubicación de una base estadounidense en el país asiático, diciendo que la alianza es más vital que nunca dadas las amenazas regionales como la imprevisible conducta de Corea del Norte.

El desacuerdo respecto a la base estadounidense de marines Futenma en la sureña isla de Okinawa ha distraído a los aliados mientras intentan lidiar con las cambiantes dinámicas regionales, que incluyen el fortalecimiento de China.

La percepción de los votantes de que el primer ministro Yukio Hatoyama ha manejado mal la disputa está erosionando su apoyo frente a la elección de mediados de año y que su partido necesita ganar para evitar una parálisis política, e incluso ha generado especulaciones de que podría renunciar.

Una "roca sólida"

Calificando a la alianza de medio siglo como una "roca sólida", la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que los aliados están trabajando juntos para resolver la disputa.

"Esta sociedad es esencial para hacer frente a los desafíos, no solo de hoy sino también de mañana", señaló Clinton en una rueda de prensa conjunta con el ministro de Relaciones Exteriores de Japón, durante una breve visita.

Clinton, ahora a China

Más tarde, Clinton se dirigirá a China y luego a Seúl, en donde el hundimiento del barco de la Marina surcoreana será prioridad en la agenda.

"Es bueno que se nos recuerde, como recientemente ocurrió en un ataque no provocado al navío coreano, que aún hay peligros y desafíos que nos enfrentan", dijo Clinton en otra rueda de prensa, donde condenó fuertemente las acciones de Pyongyang e hizo un llamado a una respuesta internacional.

Corea del Sur acusó el jueves a su vecino del norte de haber torpedeado uno de sus buques de guerra, aumentando la tensión regional.

"Tenemos que estar conscientes de que esto podría ocurrirnos a nosotros. No hay garantías de que no ocurrirá a Japón", comentó el ministro japonés de Relaciones Exteriores, Katsuya Okada, durante una conferencia de prensa individual tras su aparición conjunta con Clinton.