El banco central de Canadá anunció el miércoles que mantiene la tasa de referencia en 1.75%, según las previsiones del mercado, al señalar que el crecimiento mundial "se ralentizó más" de los previsto a principio de año.

El instituto monetario de Ottawa, que subió la tasa por última vez en octubre, consideró en un comunicado que "una tasa de referencia expansionista sigue estando justificada" en un momento en el que las previsiones de crecimiento de la economía canadiense para 2019 se reducen al 1.2%, contra 1.7% previsto en enero.

Esta revisión a la baja en el crecimiento es la continuación de una fuerte desaceleración a finales de 2018 de la economía canadiense, con un ritmo de crecimiento anual de 0.4% en el cuarto trimestre.

"La incertidumbre persiste en torno a los conflictos comerciales que minan la confianza de las empresas y la actividad, que ha contribuido a una ralentización simultánea en un gran número de países", indicó el Banco de Canadá en referencia a las negociaciones comerciales entre China y Estados Unidos.