Nueva Orleans.- El grupo petrolero BP ha logrado por primera vez bombear petróleo que salía del pozo siniestrado situado en el Golfo de México, gracias a un tubo conectado a un barco en la superficie, anunciaron el domingo las autoridades estadounidenses.

El tubo de 15 cm de grosor, que el grupo británico intentaba instalar desde el viernes, fue "probado" con éxito e insertado en el pozo de 50 cm de diámetro que sufre la fuga, "recogiendo un cierto volumen de petróleo y gas", indicó el centro del comando de operaciones de socorro en un comunicado.

El crudo fue acoplado a bordo de un buque contenedor, mientras que el gas fue quemado en la superficie.

La operación fue suspendida ya que el conducto se desplazó de su anclaje, lo que es "decepcionante" pero no sorprendente, afirmaron las autoridades estadounidenses, subrayando que tal operación no había sido probada hasta el presente en tales profundidades, a 1.500 metros en el fondo del mar.

Si la operación tiene éxito, igualmente no se podrán recuperar de forma total los 800.000 litros de petróleo, según las estimaciones oficiales, que se vuelcan a diario en las aguas del golfo de México.

Pero el volumen de petróleo que escapa del pozo sería de cinco a 20 veces superior al estimado oficial, según las tesis de algunos científicos estadounidenses, que estaría acreditada por la aparición de enormes capas de petróleo en las profundidades del mar.

Estas capas, de un espesor de un centenar de metros, tienen 16 km de largo y 5 km de ancho, indicaron al New York Times estos científicos, que trabajan desde un buque en la zona.

" Hay una cantidad impresionante de petróleo en las profundidades en comparación con lo que se ha visto en la superficie. Hay una enorme cantidad de petróleo en varias capas, que se elevan en tres, cuatro o cinco niveles", según el diario, que cita a una investigadora de la universidad de Georgia, Samantha Joye.

Este descubrimiento se produce cuando la polémica crece en torno al uso de disolventes para desintegrar el petróleo en el mar.

Desde la explosión de la plataforma Deepwater Horizon, el 20 de abril, BP utiliza toneladas de productos químicos en la superficie del agua, y el viernes la Agencia de Protección del Medioambiente (EPA) dio luz verde para verterlos en aguas profundas, en especial alrededor de los pozos.

" Esto generará una caída de la pesca", dijo a la AFP Clint Guidry, presidente de la asociación de pescadores de camarones de Luisiana.

"Podría tener grandes repercusiones en la vida animal", agregó por su lado Aaron Viles, miembro de la Red de Protección del Golfo, un grupo de asociaciones ambientales.

Para Paul Horsnan, especialista en petróleo de Greenpeace, BP eligió esta solución (de usar disolventes) para proteger su imagen: "Esto evita grandes capas negras" en la superficie, y con esto, el impacto negativo de la opinión pública es mucho más débil que cuando "llegan a las costas las grandes olas negras".

En Nueva Orleans, los habitantes se preparaban este domingo para asistir a un concierto gigante, que reúne unos treinta artistas de la talla del músico Lenny Kravitz y del embajador de la cultura cajún, Zachary Richard.

Lo recaudado en el concierto será donado a los organismos que están trabajando para proteger los humedales y a los pescadadores damnificados.

apr