La petrolera BP lanzó ayer por la tarde una ambiciosa operación en aguas profundas para sellar la fuga de crudo en la costa estadounidense del Golfo de México, al inyectar lodo pesado para perforaciones, una maniobra que nunca se ha tratado de hacer a 1,500 metros (5,000 pies) bajo el agua.

Según el director ejecutivo de la petrolera, el procedimiento de tapado tiene entre 60 y 70% de posibilidades de funcionar, por lo que el presidente Barack Obama advirtió que no hay garantía de que sea un éxito.

El vocero de BP, Steve Rinehart, dijo que la compañía inyectará lodo durante horas y las autoridades han dicho que podrían necesitar varios días, para saber si el procedimiento está funcionando. El bloqueo implica inyectar suficiente lodo en el agujero para que éste sea mayor al flujo del pozo.

Después, los ingenieros planean reforzar el tapón con cemento para sellar el pozo permanentemente.

El profesor de ingeniería de la Universidad de California en Berkeley, Bob Bea, dijo que el procedimiento implica un alto riesgo de fracaso por la velocidad a la que el petróleo posiblemente está saliendo del pozo.

En verdad espero que funcione, porque si no es así, habría que esperar mucho tiempo para que BP pueda perforar pozos de apoyo que reducirían el flujo , dijo Bea.

El presidente Barack Obama advirtió que no existían garantías de que funcione.

BP está bajo intensa presión de Obama para que ponga fin a cinco semanas de derrame petrolero, que amenaza con transformarse en una catástrofe natural y ha dado paso a una tormenta política.

Robots submarinos están siendo usados para ayudar a inyectar líquidos pesados dentro del pozo averiado a 1.6 kilómetros de la superficie marina. El sistema denominado top kill, nunca ha sido utilizado a tales profundidades.

Obama dijo que de ser exitoso, el plan de BP para tapar el pozo, debería reducir en gran parte o totalmente el flujo de cientos de miles de litros de crudo que emana a las aguas del Golfo.

No descansaremos hasta que el pozo esté cerrado, el medioambiente reparado y la limpieza terminada , dijo en un viaje al estado de California.

El presidente ejecutivo de BP, Tony Hayward, dijo al programa Today de la cadena NBC que tomaría uno o dos días determinar si el método top kill había funcionado.

BP declaró en un comunicado que el procedimiento había comenzado a las 6 de la tarde. El secretario del Interior, Ken Salazar, se habría equivocado al decir a reporteros en una audiencia parlamentaria, que cerca de una hora antes el proceso había comenzado.

La fuga petrolera amenaza a algunas de las comunidades pesqueras más ricas de Estados Unidos y ya ha contaminado más de 113 de los 644 kilómetros del litoral de Louisiana.

La Guardia Costera estadounidense aprobó la operación top kill, su más ambicioso esfuerzo por frenar la emanación de crudo desde el pozo, luego de que científicos del gobierno dijeron que era seguro proceder, según un comunicado divulgado por el centro de comando de respuesta al derrame petrolero.

Día crítico para Obama y BP

Ayer fue un día crítico, tanto para la energética con base en Londres, como para la reputación de BP, pues está su gran presencia en Estados Unidos en juego, y Obama enfrenta crecientes críticas por parte de legisladores y residentes de la costa del Golfo sobre su manejo de la crisis.

Los inversores, que han quitado 50,000 millones de dólares del valor de mercado de BP desde el comienzo del derrame, seguirán de cerca el resultado del procedimiento.

Las acciones de BP oscilaban en Londres, con inversores impulsando un avance de cerca de 2.6% antes de cerrar con una ganancia de 1.4 por ciento.

El anuncio de BP de que había iniciado la largamente esperada operación sucedió tras el cierre de los mercados en Londres. Gráfico:

http://link.reuters.com/pav26k

Si la operación top kill se une a la lista de fracasos de BP por bloquear la fuga, el gobierno de Obama podría no tener otra opción más que asumir el papel central en la respuesta, al que se considera sería el peor derrame petrolero en la historia de Estados Unidos.

En caso de que el procedimiento falle, dijo Hayward, el siguiente paso será usar un dispositivo de contención que será sellado en su parte superior y que será colocado tres o cuatro días después del intento de top kill.

El senador demócrata por Florida Bill Nelson dijo que si BP no consigue solucionar la fuga el miércoles, Obama debe asumir el control de las operaciones de inmediato.

Si las cosas no se arreglan hoy, creo que el Presidente no tiene más opción (...) quizá con los militares a cargo, ya que ellos tienen el equipo, se pueda resolver de una vez por todas el asunto , dijo a CNN.