Los vuelos en los dos aeropuertos de Buenos Aires seguían suspendidos el lunes a raíz de una nube de ceniza del volcán chileno Puyehue, lo que obligó al titular de la ONU, Ban Ki-moon, a viajar por tierra desde Córdoba.

El secretario general Ban Ki-moon "se desplazaba por carretera desde Córdoba para cumplir con su agenda" en Buenos Aires, que incluye este lunes una entrevista con la presidenta argentina Cristina Kirchner, dijo una fuente de la ONU a la AFP.

El jefe de la ONU permanecerá dos días en Argentina como parte de una gira latinoamericana.

Algunos vuelos internacionales que habían partido hacia la capital argentina antes de decidirse la cancelación de servicios la noche del domingo, a causa de la nube volcánica, fueron desviados al aeropuerto de Córdoba.

Los vuelos comerciales en los aeropuertos Jorge Newbery (cabotaje y países limítrofes) y Ezeiza (internacional) fueron suspendidos la noche del domingo por tercera vez en una semana, informó la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC).

El comité de crisis creado por la ANAC se reunirá al mediodía del lunes para volver a evaluar si existen condiciones para reanudar los servicios, añadió el organismo.

"Han vuelto a empeorar las condiciones meteorológicas, que prevén que la nube de cenizas volcánicas se sitúe en suspensión en el área de influencia del Aeropuerto de Ezeiza y del Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery", dijo la ANAC en su último comunicado, difundido la noche del domingo.

La propagación de las cenizas del volcán chileno que entró en erupción el 4 de junio está causando fuertes perjuicios en las patagónicas ciudades turísticas de Bariloche (1.600 km al sudoeste), que tiene su aeropuerto cerrado desde hace una semana, y Villa La Angostura, a menos de 40 km del volcán Puyehue.

Otras ciudades y zonas rurales de la Patagonia argentina (sur) también sufren los efectos de las cenizas del volcán.

DOCH