Fuerzas de seguridad de Guatemala se enfrentaron este lunes 18 de enero con cientos de migrantes que viajan en una caravana, al desalojarlos violentamente de una carretera que ocupaban en el este del país, después de quedar varados en su camino rumbo a Estados Unidos.

Agentes golpearon con macanas e incluso con sus escudos a migrantes, quienes huyeron corriendo en diferentes direcciones, muchos de ellos con niños en brazos. Un periodista de la emisora local Radio Progreso aseguró que los efectivos usaron gases lacrimógenos.

La caravana, que partió el viernes de Honduras, había quedado varada en la carretera cerca del pequeño poblado Vado Hondo, a unos 55 kilómetros de las fronteras con Honduras y El Salvador, luego de otro choque con fuerzas de seguridad guatemaltecas el domingo.

Autoridades del país centroamericano confirmaron el lunes a periodistas que el sitio había sido liberado tras horas de tensión con los migrantes, aunque no dieron detalles del operativo.

Según cálculos oficiales, entre 7,000 y 8,000 personas han entrado a Guatemala desde el viernes, tratando de huir de la violencia y la pobreza agudizada por la pandemia del coronavirus y el paso de dos devastadores huracanes en la región a finales de 2020.

Autoridades guatemaltecas informaron el domingo por la noche que habían interceptado a 1,568 migrantes y enviado a 980 de regreso a casa desde el viernes, la gran mayoría a Honduras. La caravana ocurre a pocos días de que el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, asuma el cargo.

Biden ha prometido un enfoque más humano de la migración, en contraste con las políticas de línea dura del presidente saliente Donald Trump.

En una rueda de prensa el lunes, el canciller guatemalteco, Pedro Brolo, agradeció el apoyo de los gobiernos de México y Estados Unidos para el traslado de los hondureños de regreso a su país, pero lamentó que las autoridades de Honduras no hayan colaborado para retener el flujo de migrantes.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo más temprano el lunes que espera Biden impulse una reforma migratoria una vez que asuma el poder.

"Espero que el día que tome posesión (...) hable sobre este tema y en el caso de los migrantes, los que están en tránsito, que se les ofrezca una opción, una alternativa, nada más que coordinada de conformidad con las leyes migratorias de cada país, que no sea por la fuerza", dijo López Obrador.