Christopher Steele, autor de reportes sobre material comprometedor que operativos rusos supuestamente habían recopilado respecto al presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, es un ex agente del Servicio Secreto de Inteligencia británico, según personas familiarizadas con su carrera.

Ex funcionarios de los servicios británicos de inteligencia dijeron que Steele pasó años bajo una fachada diplomática trabajando para la agencia, también conocida como MI-6, en Rusia, París y el Ministerio de Relaciones Exteriores en Londres.

NOTICIA: ¿Qué dijo Trump en su primera conferencia como presidente electo?

Steele fungió de manera encubierta como espía en Moscú a principios de la década de los 90 y más tarde fue el experto sobre Rusia en las oficinas centrales del principal servicios de inteligencia británico, M16. En el 2009, Steele comenzó su propia firma, Orbis Business Intelligence.

Después de haber dejado el servicio de espionaje, Steele suministró a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) información sobre la corrupción en la FIFA, el organismo rector del fútbol internacional.

Su trabajo sobre la corrupción en el fútbol internacional fue le que brindó crédito a sus reportes sobre los vínculos de Trump con Rusia, dijeron funcionarios estadounidenses ayer miércoles.

Correos electrónicos a los que Reuters tuvo acceso indican que, en el verano del 2010, miembros de un equipo del FBI en Nueva York asignado para investigar el "Crimen Organizado en Eurasia" se reunieron con Steele en Londres para discutir las acusaciones de posible corrupción en la FIFA, con sede en Suiza, que también organiza el Mundial de fútbol.

Personas familiarizadas con las actividades de Steele dijeron que su compañía británica, Orbis Business Intelligence, fue contratada por la Football Association, el órgano de gobierno del fútbol de Reino Unido, para investigar a la FIFA.

En ese momento, la Football Association tenía la esperanza de ser el anfitrión de las Copas del Mundo en el 2018 o 2022. En medio de una serie de acusaciones de corrupción, el Mundial 2018 fue otorgado a Moscú y Qatar fue elegida como sede del Mundial 2022.

El grupo del FBI cuyos miembros se reunieron con Steele abrió posteriormente una investigación sobre la presunta corrupción del fútbol que llevó a decenas de acusaciones en Estados Unidos. Funcionarios de la FIFA, incluyendo su presidente, Joseph Blatter, se vieron obligados a renunciar.

De acuerdo con todos los recuentos, Steele tiene una excelente reputación con colegas de la inteligencia estadunidenses y británicos, y ha trabajado con la Oficina Federal de Investigaciones en el tema de los sobornos en la FIFA , apuntó el diario The New York Times.

Por su parte, el diario The Wall Street Journal, el primer medio de información en identificar a Steele como el autor de la carpeta sobre Trump, también puntualizó que el exespía goza de una buena reputación en el mundo de la inteligencia y estuvo destacado en Rusia durante años .

Pese a que la información contenida en la carpeta no ha podido ser verificada por ningún medio, ni aparentemente por los propios servicios de inteligencia de Estados Unidos, fue considerada lo suficientemente relevante como para ser mostrada por estas agencias a Trump.

NOTICIA: Filtración rusa entrampa a Donald Trump

La carpeta, cuya existencia era conocida por periodistas y servidores públicos desde el verano pasado, tomó relevancia justamente luego de que la inteligencia estadunidense se la mostrara tanto a Trump como al presidente Barack Obama.

El aparente temor de los servicios de inteligencia estadunidense es que esta información pudiera ser utilizada por Rusia a fin de chantajear a Trump, quien ha calificado el contenido de esta carpeta de noticias falsas y lo ha negado de manera categórica.

Asimismo, el informe fue considerado lo suficientemente serio como para que el senador John McCain obtuviera una copia en diciembre para entregársela al FBI, de acuerdo con numerosos recuentos de prensa.

Al menos una de las piezas de información de la carpeta parece ser errónea: Michael Cohen, uno de los abogados de Trump, negó haber viajado a la República Checa a encontrarse con un operador ruso, lo que aparentemente es corroborado con las entradas estampadas en su pasaporte.

No obstante, las consecuencias (del informe) han sido incalculables y seguirán teniendo un papel mucho después del día de la toma de posesión , de acuerdo con el Times.

El informe, compuesto de memorandos escritos por Steele, describe dos operaciones diferentes. La primera se enfoca en los esfuerzos rusos de años para tener influencia sobre Trump, lo que incluyó tácticas para crear material comprometedor sobre el ahora presidente electo.

Este material incluye detalles como supuestos videos de Trump con prostitutas en Moscú, en actos que incluyen deshonrar una cama de hotel donde presuntamente había pasado la noche Obama.

La segunda operación descrita en el informe incluye una serie de supuestos contactos de operadores rusos con el equipo de Trump para discutir los esfuerzos de hackeo contra el Comité Nacional Demócrata y su presidente, John Podesta.

La investigación fue encomendada de manera original a la firma Fusion GPS durante las primarias del Partido Republicano, y luego fue continuada durante la campaña general, aunque en ninguno de los casos se ha rastreado a las personas que la financiaron. Fusion GPS reclutó a Steele.

Trump ha reaccionado de manera previsible, atacando a medios de información que publicaron el informe, en especial el sitio de internet BuzzFeed y el canal CNN, pero también se ha mostrado inusualmente defensivo.

NOTICIA: Rusia "representa un peligro" para EU: Rex Tillerson

Tuvimos una gran conferencia de prensa hoy en la Torre Trump. Un par de organizaciones de noticias falsas estuvieron ahí, pero la gente en verdad sabe lo que está pasando , afirmó Trump en un mensaje de Twitter emitido la noche del miércoles.

Este jueves, el presidente electo añadió que el jefe de la Inteligencia Nacional de Estados Unidos, James Clapper, lo llamó la víspera para denunciar el falso y ficticio informe que fue ilegalmente circulado. Inventado, hechos falsos. ¡Muy mal! .

erp