Austria aumentará las deportaciones de inmigrantes y agregará a Marruecos, Argelia y otros estados a una lista de países que considera seguros, lo que permitirá que envíe gente allá más rápidamente, dijeron el domingo ministerios gubernamentales.

Austria y la vecina Alemania abrieron sus fronteras en septiembre de 2015 a cientos de miles de personas que entraron a Europa, muchos de ellos huyendo de la guerra y la pobreza en Oriente Medio, Afganistán y otras localidades.

Pese a una manifestación inicial de simpatía por los inmigrantes, la preocupación pública por la llegada de refugiados ha provocado un incremento en el respaldo a la extrema derecha en Austria y ha crecido la oposición al Gobierno de coalición de Social Demócratas y conservadores.

NOTICIA: Al menos 10,00 niños migrantes desaparecieron al llegar a Europa

En un aparente intento por abordar esas preocupaciones, el Gobierno anunció este mes que limitaría el número de solicitudes de asilo a 127,500, o 1.5% de la población del país, por los próximos cuatro años.

Ahora el Gobierno decidió realizar al menos 50,000 deportaciones en el mismo período, según un sumario de un acuerdo entre los ministerios del Interior, Defensa e Integración publicado el domingo.

NOTICIA: Los refugiados deben regresar a sus países cuando acabe la guerra: Merkel

También ofrecerá hasta 500 euros (542 dólares) a inmigrantes cuyas solicitudes de asilo sean rechazadas si están de acuerdos con ser deportados, de acuerdo al sumario.

"Ya nos contamos entre los países con la mayor cantidad de deportaciones", dijo en un comunicado la ministra del Interior, Johanna Mikl-Leitner. "Pero elevaremos la tasa aún más", agregó.

NOTICIA: Detienen 35 "polleros" en Turquía y Alemania

Al añadir a nuevos países a la lista de "países de origen seguros", Austria podrá enviar de vuelta a personas de esos estados en virtud de un proceso acelerado en que se llega a una decisión en días en vez de meses, sostuvo Mikl-Leitner.

abr