Londres.- Australia seguirá a la Unión Europea (UE) con la prohibición de las importaciones de petróleo desde Irán y otras sanciones al país, dijo el martes el ministro de Relaciones Exteriores australiano, Kevin Rudd.

Rudd dijo luego que las importaciones australianas de petróleo iraní ya eran "insignificantes".

"En cuanto a la cuestión de Irán, quiero ser absolutamente claro (acerca) de las acciones tomadas ayer en Bruselas sobre las sanciones de la Unión Europea: nosotros tomaremos precisamente la misma acción para Australia", dijo a periodistas durante una visita a Londres.

El lunes, la UE impuso una veda sobre las importaciones de crudo iraní desde julio en un esfuerzo para incrementar la presión sobre Teherán por su programa nuclear. La UE representa alrededor del 20% de las exportaciones iraníes de petróleo.

Gobiernos de la UE también acordaron congelar los activos del banco central de Irán y prohibir operaciones en diamantes, oro y otros metales preciosos con el banco y otros organismos públicos.

El canciller australiano dijo que había que enviar un mensaje al Gobierno iraní de que su comportamiento es "globalmente inaceptable".

Dijo que las exportaciones de Australia a Irán habían "disminuido masivamente" debido a rondas de sanciones previas.

"Por lo que esto no es una muestra de filantropía ociosa de parte de la política exterior australiana. Esto es costoso, pero es un costo que vale la pena pagar," dijo en una conferencia de prensa luego de un diálogo con los ministros de defensa y relaciones exteriores británicos y australianos.

El Gobierno de la UE, en un intento de proteger la economía de Europa mientras lucha por superar una crisis de deuda, acordó el lunes aplicar el embargo en forma gradual, lo que dará a países con contratos existentes con Irán hasta el 1 de julio para concluir esos tratos.

El secretario de Relaciones Exteriores británico, William Hague, dijo en la conferencia de prensa que Gran Bretaña y otros países ayudarían a Grecia si tenía problemas para obtener el petróleo que necesite una vez que esté en efecto la veda sobre la importaciones iraníes.

Hague dijo que Gran Bretaña hubiera preferido un plazo más rápido para introducir la veda petrolera pero que había accedido al período de gradual de aplicación en parte para ayudar a Grecia.

"Si Grecia luego tiene más dificultades con la compra de cantidades necesarias de petróleo, sin duda nosotros y otros países estaremos listos para ayudar," dijo.

RDS