KABUL Por lo menos 13 personas, incluyendo tres agentes de policía, murieron en un atentado suicida cometido en el sur de Afganistán, informaron fuentes locales.

El atacante mató a un guardia antes de ingresar a un puesto de control de la policía en la provincia de Khost, y una vez en el interior se hizo estallar, dijo a la AFP Amir Badsha Dawran, el gobernador del distrito de Alisher, donde se produjo el ataque.

"Diez civiles, entre ellos dos niños, y tres agentes de policía, murieron como mártires en este ataque cruel e inhumano. Cinco policías y un niño resultaron gravemente heridos", afirmó el gobierno de Khost en una nota oficial.

Otro comunicado, emitido por el Ministerio del Interior, mencionaba solamente 10 muertos, siete de ellos civiles.

Los talibanes reivindicaron el atentado suicida, afirmando que todas las personas muertas eran miembros de las fuerzas de seguridad afgana.

Khost es una provincia situada en la frontera de las zonas tribales paquistanesas, donde la red extremista Haqqani tiene sus bases de apoyo.