Kabul. En el marco de reanudar el diálogo que busca preparar el terreno para celebrar conversaciones de paz, un ataque de los talibanes contra un complejo de seguridad gubernamental en el centro de Afganistán provocó la muerte de al menos 14 personas e hirió a más de 180, incluidas decenas de niños.

Combatientes islamistas detonaron un auto bomba en Ghazni, cerca de una oficina del principal servicio de inteligencia afgano, el Directorio Nacional de Seguridad (NDS, por su sigla en inglés), durante la mañana del domingo, informaron funcionarios.

Los talibanes se adjudicaron la autoría del atentado, afirmando en un comunicado que decenas de miembros del NDS perecieron o resultaron heridos.

El representante especial de Estados Unidos para la Reconciliación de Afganistán, Zalmay Khalilzad, tuiteó: “Es incomprensible que se ponga en peligro a niños de esta manera y condeno con fuerza este ataque”.

Entre los 180 heridos hay al menos 60 niños que tomaban clases en una escuela privada situada cerca del lugar del ataque.

”La cifra de víctimas podría aumentar”, aseveró Zaher Shah Nekmal, un director de Salud de la provincia de Ghazni.

En busca de la paz

Los talibanes y altos responsables afganos reanudaron en Qatar un diálogo para tratar de alcanzar una solución política, cuando Estados Unidos busca retirarse de la guerra más larga de su historia.

La cumbre la organiza Qatar y Alemania, y asisten unos 70 delegados afganos, entre talibanes y representantes políticos y de la sociedad civil. “Algunas de las mentes más brillantes de la sociedad afgana”, según Markus Potzel, representante especial de Alemania para Afganistán y Pakistán.