Río de Janeiro. Varios hombres armados ingresaron a un bar en el norte de Brasil y mataron a seis mujeres y cinco hombres, según reportes noticiosos.

Al cierre de la edición, las autoridades sólo confirmaron que ocurrió “una masacre”, pero no dieron detalles.

La policía reportó que siete individuos participaron en el ataque en la ciudad de Belem, en el estado de Pará, en el que también resultó herida una persona, reportó el sitio web G1.

Los criminales arribaron al lugar en una motocicleta y tres automóviles.

A fines de marzo, el gobierno federal envió tropas de la Guardia Nacional a Belem para reforzar la seguridad en la ciudad durante 90 días.

“Se confirma que hubo una masacre”, señaló Natalia Mello, vocero del estado de Pará, sin dar más detalles.

Autoridades estatales de comunicaciones dejaron de responder a las llamadas telefónicas. Las fuerzas armadas y la policía en Pará tampoco respondieron a llamadas ni a correos electrónicos.

Desde que Bolsonaro llegó al poder el tema de las armas subió a la agenda pública.

Por ejemplo, la fiscalía de Brasil presentó el miércoles una demanda para intentar suspender un decreto presidencial que flexibiliza la ley sobre armas y municiones.

El decreto promulgado el 7 de mayo amplía la capacidad de los brasileños para vender, acceder y portar armas de fuego.

Además, el decreto incrementa la cantidad de municiones que pueden adquirir los dueños de armas.