Beirut.- Las fuerzas de seguridad sirias y estudiantes con cuchillos atacaron a manifestantes contra el presidente Bashar al-Assad el jueves en la Universidad de Aleppo, provocando la muerte de al menos cuatro personas y llevando al arresto de otras 200, según activistas y videos publicados en internet.

Las fuerzas de seguridad realizaron una incursión al campus y dispararon a cientos de estudiantes que marchaban en apoyo a la revuelta de 14 meses contra cuatro décadas de Gobierno de la familia Assad, informó el opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña.

La incursión siguió a un ataque contra los manifestantes por parte de estudiantes pro-Assad armados con cuchillos, agregó.

Videos sobre la protesta en las primeras horas de la mañana mostraron a estudiantes marchando en la oscuridad mientras el ruido de tiros interrumpía sus cánticos. Estudiantes activistas también subieron la foto de un joven muerto, con su camisa bañada en sangre.

El Observatorio, que tiene una red de activistas en todo Siria, dijo que más protestas estudiantiles habían surgido más tarde para denunciar el ataque y que las fuerzas de seguridad estaban lanzando gases lacrimógenos.

Las imágenes y los relatos de activistas son difíciles de verificar porque el Gobierno restringe el acceso a los medios.

Manifestantes anti-Assad en la Universidad de Aleppo han protestado casi todos los días durante varios meses, usualmente liderados por jóvenes que provienen de centros rebeldes como la norteña provincia de Idlib o Derá, en el sur del país.

No hubo una confirmación del Gobierno ni de los medios oficiales a la violencia del jueves.

La revuelta comenzó en marzo del 2011 con manifestaciones pacíficas inspiradas por una ola de levantamientos en el mundo árabe, pero se ha militarizado cada vez más en respuesta a la violenta represión de Assad.

El Observatorio citó a estudiantes activistas diciendo que las fuerzas de seguridad habían cerrado la universidad hasta el 12 de mayo y ordenado a los estudiantes salir de los dormitorios que habían sido usados para lanzar las protestas.

RDS